Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El viaje de Carrió y enojos provinciales complican el voto a voto del PRO en Ganancias

En el interbloque oficialista prevén un escenario muy complicado. Discusiones por cuántos votos son necesarios para aprobar el texto oficial

Sixto Bermejo

Sixto Bermejo

Muy ajustado llega el oficialismo a la sesión de hoy en la Cámara de Diputados, en la que luego de discutir la consensuada ley de Emergencia Social enfrentará con final incierto el debate por la reforma del Impuesto a las Ganancias. El interbloque Cambiemos continuaba anoche buscando uno a uno los votos para apoyar su proyecto, aunque algunas ausencias ya previstas, como la de Elisa Carrió, sumadas al enojo del gobernador Mario Das Neves con la Casa Rosada complicaban ese febril conteo.

En la bancada oficialista aseguraban tener ya cerrados 115 apoyos a su proyecto de ley. Un marcador que se queda corto, pues Cambiemos sólo podrá estar seguro de ganar si junta al menos 129 votos, es decir, la mitad más uno del cuerpo. Por un lado, ese número será necesario porque el proyecto propone crear un impuesto sobre las máquinas tragamonedas y la sanción de nuevos tributos requiere mayorías especiales. Y si bien un sector del oficialismo asegura que en este caso no es así porque el texto no establece una afectación diferencial a los fondos que recaudaría el gravamen, esa lectura fue rebatida ayer mismo por integrantes del propio Cambiemos. El radical Jorge D‘Agostino admitió en diálogo con el programa "Bien Argento", en FM Palermo, que su bloque debe conseguir 129 voluntades. Por la oposición, la massista Graciela Camaño advirtió lo mismo, lo que permite prever que si el oficialismo intenta sancionar la ley con una mayoría no calificada habrá una álgida discusión reglamentaria. Pero además, Cambiemos aún necesitará reunir más votos que la oposición para sancionar su dictamen. Es decir, la mitad más uno de los presentes.

En ese contexto, cobran especial relevancia algunas ausencias con aviso, como la de Elisa Carrió. La diputada viajó a Miami y a las 11, hora en que comenzará la sesión, estará en el Marriott de la Avenida Brickell reunida con integrantes del CEO Club. Según informó la Coalición Cívica, sus pasajes (en clase ejecutiva por razones de salud) y los mil dólares de viáticos fueron pagados por la Cámara baja. "El viaje se encontraba programado desde hace más de dos meses en razón a las invitaciones que durante todo el año recibió Elisa Carrió", aseguró el partido en un comunicado.

Además, también está de viaje (en este caso por la Antártida) el radical Héctor "Cachi" Gutiérrez y está prevista la ausencia por enfermedad del catamarqueño Amado Quintar.

A ellos se les suma la incertidumbre sobre los diputados chubutenses Sixto Bermejo y Nelly Lagoria, que responden al gobernador Mario Das Neves. El mandatario, muy enojado con la Casa Rosada por el quite del reembolso a los puertos patagónicos, avisó que sus legisladores no apoyarán iniciativas oficiales hasta tanto corrijan esa medida.

Aun así, Cambiemos apuesta a conseguir votos cordobeses, entrerrianos, fueguinos y tucumanos de legisladores alineados con sus mandatarios. Por esa estrategia, la diputada Camaño fustigó ayer en diálogo con FM Uno al interbloque oficialista. "Están intentando apretar a los diputados a través de los gobernadores ¿Cuál es la diferencia entre el kirchnerismo y el macrismo?", se preguntó. Además, se anotó entre quienes consideran que "los impuestos requieren una mayoría especial" y evaluó que la estrategia del oficialismo es no tratar el proyecto. "Están presionando para que haya ausencias", aseguró la diputada massista.