Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El revalúo será permanente y gratis para las nuevas inversiones

Bertazza consideró que pagar el impuesto es invertir en un bono argentino muy rentable. Almoño, de PwC, cree que el costo es bajo para inmuebles y bienes de cambio

El revalúo será permanente y gratis para las nuevas inversiones

El proyecto de revalúo opcional para el próximo ejercicio contra el pago de un impuesto terminó incluyendo, además del ajuste por inflación impositivo integral desde 2018 cuando la inflación supere en 3 años el 100%, otro revalúo anual también opcional pero gratuito para las nuevas inversiones que se hagan desde el 1 de enero del año próximo cualquiera haya sido el nivel de precios, como manera de fomentar las inversiones.

El revalúo de los bienes permite evitar el cómputo de rentas ficticias en el Impuesto a las Ganancias, al restar un costo demasiado pequeño frente al resultado obtenido, por el mero hecho de la suba de los precios por la inflación y el retraso de lo que quedó a valores históricos.

Al respecto, Humberto Bertazza, presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas porteño (Cpcecaba), hizo una "evaluación positiva" del proyecto.

Bertazza consideró que la iniciativa "tiene varios objetivos. Poner fin después de muchos años a la falta de un ajuste por inflación. Ante una situación de más de 12 años sin ajuste, se permite por única vez hacer un revalúo que va a ser como una suerte de apuesta a a un bono argentino a una renta muy superior a los bonos del Estado".

El contador explicó que esto es así porque se trata de "una jugada con el pago del impuesto al revalúo contra un beneficio impositivo futuro a través de mayores amortizaciones. Es como una operación de riesgo por un beneficio futuro", enfatizó, y por esto se mostró de acuerdo con que sea optativo.

"Tiene también la ventaja para el futuro de que volverá el ajuste integral sujeto a 100% de inflación en 3 años, y si esto no es así, también el contribuyente tendrá un revalúo permanente impositivo y sin costo, para promover las nuevas inversiones, que es muy positivo", comentó Bertazza.

Y por último, "el revalúo desde le punto vista contable, ya que también estaba si reexpresar la verdadera situación, que también es opcional".

Hugo Almoño, de PwC Argentina, consideró que es "un proyecto interesante", ya que "por un lado, permite un atenuante ante la imposibilidad de restablecer el ajuste por inflación y, por el otro, posibilita la actualización del costo de los bienes desde el 1 de enero de 2018, reinstaurando el ajuste por inflación a futuro si la inflación se vuelve a disparar".

"El impuesto al revalúo opcional puede ser un costo bajo, especialmente para inmuebles que son bienes de cambio y para bienes amortizables; en este último caso, el tope de vidas útiles en 10 años garantizaría que el valor actual del impuesto es inferior al ahorro del futuro por menor pago de Impuesto a las Ganancias", remarcó Almoño.

Cynthia Calligaro, de Deloitte; Santiago Montezanti, de Beccar Varela, y Alberto Mastandrea, de BDO, coincidieron en criticar que obliguen a los contribuyentes a desistir de las acciones iniciadas por el ajuste por inflación.

Calligaro indicó que "el revalúo es un aliciente para la situación actual y para el futuro, pero no para el pasado. De allí, que parezca irrazonable exigir como requisito no sólo la renuncia a cualquier reclamo judicial por el período en que se ejerza la opción, sino también el desistimiento de las acciones instadas por ejercicios cerrados con anterioridad".

A Mastandrea, le "deja un sabor amargo que no pueda deducirse la amortización incrementada en el año en el que se ejerce la opción".

Para Martín Caranta, de Lisicki, Litvin & Asoc, las alícuotas parecen un poco elevadas, ya que son similares al blanqueo, pero son bienes declarados.

Caranta pidió que se revea que no se permita el revalúo de bienes totalmente amortizados y que todos los bienes del mismo tipo deban ser revaluados.