Lunes  01 de Julio de 2019

El retorno del mito: dividido pero omnipresente, ¿se puede gobernar sin peronismo?

La Rosada se jactaba de haber derribado la creencia de que al país sólo lo maneja el peronismo. Pero debió incorporar a Pichetto y hay candidatos peronistas en varias listas. Los expertos opinan sobre el futuro del PJ.

El retorno del mito: dividido pero omnipresente, ¿se puede gobernar sin peronismo?

Si hay algo de lo que alardeaba el Gobierno hasta hace poco tiempo era sobre el logro de haber derribado al mayor mito de la Argentina: 'qué el país sólo puede ser gobernado por el peronismo', esa percepción histórica arraigada en el imaginario popular por encarnar algún aspecto de nuestra idiosincrasia, en la que se estuvo creyendo como palabra santa durante décadas.

Lejos de ser un cambio cultural, como le gusta decir al jefe de Gabinete Marcos Peña, Mauricio Macri logró al menos un cambio de paradigma. Por primera vez, un gobierno no peronista desde la presidencia de Marcelo T. de Alvear va a terminar su mandato el próximo 10 de diciembre. Y también como nunca antes, un presidente sigue siendo competitivo, con chances de ser reelecto en medio de una crisis y recesión brutal.

Pero por esas paradojas de la política, Peña y toda su troupe debió tragar con sabor amargo cada una de sus palabras sobre la gobernabilidad posible sin peronismo cuando Macri optó como compañero de fórmula por Miguel Angel Pichetto, un peronista de paladar negro pero con un profundo sentimiento anti K. Obligado, claro, a mover sus piezas, tras la decisión de Cristina Kirchner de correrse de la centralidad, al menos, hacia afuera.

La jugada de CFK reordenó el tablero electoral y pulverizó a la tercera vía del peronismo federal como una alternativa competitiva. Pero no pudo encolumnar a todo el justicialismo detrás de la figura de su ex jefe de gabinete Alberto Fernandez -y ex renegado k-, y es por eso que las tres principales fórmulas presidenciales en términos de intención de voto llevan en sus listas distintas expresiones de peronismo. Habituado a reciclarse al punto de las contradicciones extremas, el movimiento creado por Juan Domingo Perón hace más de 70 años ofrece hoy opciones para todos los gustos. Incluso hasta para los más acérrimos antiperonistas de Juntos por el Cambio. Dividido pero siempre omnipresente.

Así las cosas, los argentinos estamos condenados al peronismo: que el justicialismo esté desunido pero al mismo tiempo presente en todas las listas, ¿es una fortaleza o una debilidad? ¿Sigue vivo el peronismo o mutará en otra cosa?

Las opiniones varían entre los expertos consultados. Mientras que algunos consideran que el peronismo forma parte de la identidad nacional y su movilidad es histórica, otros creen que está en crisis y que el proceso de transformación alcanza también a todo el mapa político.

Diego Reynoso, doctor en Ciencias Políticas, investigador del Conicet y director de Encuesta de Satisfacción Política y Opinión Pública de UdeSA, explica que el peronismo ya no es un partido sino una cultura o ideología muy flexible. "Claramente, la identidad peronista es mayoritaria en la Argentina, que reivindica lo popular como una forma legítima de representar a la sociedad. Y obviamente tiene distintas formas de representarse. Cualquier coalición que quiera ganar requiere la necesaria participación de algunos de sus miembros, incluso el PRO tenía ya su pata peronista antes del ingreso de Pichetto", afirma.

Para Reynoso, el peronismo no está dividido; por el contrario, logró formar una frente pan peronista, el Frente de Todos. Según explica, el peronismo nunca estuvo completamente encolumnado en una sola coalición. Y cita como ejemplo el enfrentamiento de Eduardo Duhalde y los hermanos Rodríguez Saá contra el gobierno kirchnerista y al Frepaso, que peleó contra Carlos Menem en su mejor momento.

"La presencia de peronistas en distintas fórmulas es algo común en este gran espacio que es parte de la identidad política argentina. Lo de estar condenados me suena peyorativo pero si es una metáfora, sí podría decir que estamos condenados al peronismo", remarca.

El politólogo y profesor de la UBA, Luis Tonelli, cree en cambio que no hay un retorno del mito y que el Gobierno de Macri no necesitó al peronismo ni en su peor momento. "Aquí más bien lo que sucede es que Cristina Kirchner buscó unir al peronismo para esconder la radicalización del populismo. Y el gobierno le responde en espejo, disimulando su radicalización del 'gorilismo' y poniendo a un peronista en la fórmula".

El analista no cree que el movimiento esté hoy en todos lados, más allá de que Cambiemos tenga desde su génesis una pata peronista. Lo que piensa es que algunos dirigentes huyen espantados a otras fuerzas para no quedar emparentados con el kirchnerismo.

Liliana De Riz, politóloga, profesora de Ciencia Política de la UBA e investigadora del Conicet, asegura que es una novedad extraordinaria que Macri haya logrado terminar el mandato. "Prueba que el PRO ha sobrevivido al sino argentino de que las terceras fuerzas políticas son siempre cooptadas y tienden a desaparecer, como el Frepaso o la UCeDe.

"El radicalismo implosionó en 2001 y el peronismo empieza a reflejar una enorme crisis que lo fragmenta porque, efectivamente, el hecho de que haya un peronismo que apoya al kirchnerismo y otro que trata de despegarse habla de que en este periodo fracasó una renovación peronista con un liderazgo único que lo englobe a todos, más allá de que conserve su peso electoral y su gran hegemonía dentro del apoyo mayoritario de los gremios", afirma.

En esa línea, cree que existe un proceso de cambio, de transformación profunda dado que ni el radicalismo ni el peronismo tienen que ver con lo que fueron. "Estamos asistiendo a una redefinición del mapa político que no sabemos cómo va a terminar. Pero, en todo caso, vas a tener peronistas, ex peronistas y radicales de un lado y del otro también".

Según De Riz, ya no será un eje peronismo – no peronismo sino algo que el Gobierno percibió hace poco tiempo y se apuró en modificar en su estrategia y discurso de campaña: capitalismo de amigos, con estatismo y prebendas políticas versus un país que está dispuesto a hacer transformaciones severas y necesarias para tener una economía competitiva con movilidad social. Con o sin peronismo. Algo que la Argentina no ha podido hacer en medio siglo.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,398458,000063,0000
DÓLAR BLUE-1,438867,500068,5000
DÓLAR CDO C/LIQ0,9944-76,0064
EURO0,430966,515366,5436
REAL0,595714,481814,4891
BITCOIN-0,52607.172,49007.178,1100
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-0,439242,5000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,818254,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,785755,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000045,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000165,00165,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,951,95
DISC USD NY0,613582,0081,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL1,045034.657,4400
BOVESPA0,1700110.672,0100
DOW JONES0,110027.881,7200
S&P 500 INDEX0,29083.132,5200
NASDAQ0,44008.616,1830
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,9986327,8458331,1527
TRIGO CHICAGO-1,0753194,3742196,4870
MAIZ CHICAGO-1,7206140,5455143,0061
SOJA ROSARIO0,0000250,0000250,0000
PETROLEO BRENT-0,761663,850064,3400
PETROLEO WTI-0,675258,840059,2400
ORO0,75211.473,60001.462,6000