Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El régimen para contratos público privados se destrabó y vuelve al recinto

Hubo más cambios que los originales y Massa y Bossio apoyaron el texto en comisión. Se debatirá hoy y se descuenta su aprobación, aunque volverá al Senado

En plenario de comisiones ayer hubo acuerdo entre Cambiemos, el Frente Renovador y el bloque Justicialista

En plenario de comisiones ayer hubo acuerdo entre Cambiemos, el Frente Renovador y el bloque Justicialista

Una semana después de la ruidosa derrota en el recinto, el oficialismo volverá a intentar hoy aprobar en la Cámara de Diputados el régimen de contrataciones público privadas. El terreno pareció quedar allanado ayer, cuando en un plenario de las comisiones de Presupuesto y de Legislación General, Cambiemos consiguió sumar al Frente Renovador y al bloque Justicialista y logró dictamen para el proyecto. Antes debió conceder más cambios de los que había aceptado originalmente, por lo que la iniciativa terminaría volviendo al Senado.

Entre esas modificaciones hubo una impulsada por la CGT, que se reunió con la primera línea del macrismo en Diputados durante la mañana de ayer. Tras ese encuentro, quedó establecido que los contratos bajo este régimen deberán tener un 33% bienes y servicios de componente nacional. Fue un ajuste que varios opositores festejaron. Incluso el PJ-Frente para la Victoria (PJ-FpV), que rechaza de plano el proyecto.

El Gobierno accedió también a ampliar las facultades de la comisión bicameral que controlará los contratos, que ni siquiera estaba contemplada en el texto que salió del Senado.

Otro gran punto de discusión fue la inclusión del arbitraje con prórroga de jurisdicción, es decir, la posibilidad de que conflictos originados por contratos público privados se diriman en el extranjero. Hasta el macrista Eduardo Conesa lo cuestionó. El diputado del PJ-FpV Adrián Grana observó: "Es perder soberanía. Puede ser que haya alguna obra que lo amerite. Pero (la elección de tribunales extranjeros) debería ser previo estudio de esta Cámara, no como norma". Coincidió con esas palabras el massista Felipe Solá. Sin embargo, no hubo modificaciones.

En defensa del proyecto, el oficialista Eduardo Amadeo definió que "es, después del Presupuesto, la ley más importante que vamos a votar por el federalismo" porque contempla un "mecanismo de financiamiento esencial para millones de personas que en las provincias están esperando que nos acordemos de ellas". Está previsto que el texto comience a tratarse hoy al mediodía y sea aprobado durante la tarde. Luego la sesión continuará con el Presupuesto 2017.

Durante la discusión sobrevoló la cuestión de las causas penales que enfrentan ex funcionarios kirchneristas y hasta la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, por la asignación de la obra pública. "Ha tenido problemas que debemos corregir", deslizó el titular de la comisión de Presupuesto, Luciano Laspina, quien enfatizó además que el nuevo régimen se propone "liberar de la mochila del Estado la carga financiera de muchas obras en un país que tiene la doble problemática de deficiencias en infraestructura y déficit fiscal".

El ex ministro de Economía y diputado del PJ-FpV, Axel Kicillof, advirtió que el Gobierno buscará "que un tercio de la obra del presupuesto se realice con este régimen", por lo que evaluó que la ley "viene a revolucionar la forma de la obra pública en la Argentina para que esté al servicio de los privados". Y se preguntó "¿qué privado va a querer ir por los mecanismos contractuales habituales te niendo este instrumento?".