Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El presidente Buda salió a cambiar el ritmopara quebrar los desafíos de la economía

Imagen de FERNANDO GONZALEZ

por  FERNANDO GONZALEZ

Director Periodístico

4

Hay quienes a Mauricio Macri lo llaman el Buda. Así sucede en algunos despachos de la Casa Rosada, en ciertos ministerios o en los pasillos del Congreso. Son dirigentes oficialistas y, en general, lo dicen desde el afecto. La difundida inclinación del Presidente por el yoga, el reiki y la meditación; la maestra armonizadora que limpió las oficinas de las ondas negativas tras el cambio de administración y las lecturas new age que pueblan los escritorios de los funcionarios alimentaron el mito de un Jefe de Estado que mira siempre un poco más allá del corto plazo y no se desespera por el tumulto informativo que mantiene en constante ebullición a la Argentina.


Todas esas elucubraciones funcionaron bastante bien hasta las últimas dos semanas. La irrupción de la inflación como preocupación nacional, los cortes de energía en medio del calor de febrero y el tránsito del dólar de los 14 pesos post cepo hasta los 15 y monedas de estos días reemplazaron la onda zen del comienzo por un ritmo mucho más frenético, que combinó aluviones de anuncios informativos con furias públicas y secretas. El anuncio de la rebaja en Ganancias, que iba a ser parte del discurso presidencial del 1 de marzo en la Asamblea Legislativa, buscó ayer desalojar de la agenda mediática la incomodidad de la inflación y los cortocircuitos en el Indec. Y pareció funcionar porque las sonrisas, oficialistas y opositoras, volvieron a la Casa Rosada.


A ese cambio de clima se le sumó el anuncio del viaje de Barack Obama a la Argentina, un verdadero impacto teniendo en cuenta el enfriamiento de las relaciones con Estados Unidos durante el último mandato de Cristina Kirchner. Lo que parece quedar en claro para el Gobierno es que la onda zen podrá ser muy sana en la vida personal pero es una práctica imposible en la gestión de Estado. El país salvaje necesita bastante más que un Buda para superar las urgencias económicas y sociales que crecieron con los años de desatinos y de intolerancia.

Más notas de tu interés

Comentarios4
Héctor Colazo
Héctor Colazo 20/02/2016 12:40:20

EL LIBERTINAJE SE EMPODERA DE LOS PERIODISTAS... ANTES A CFKArgentina no se atrevían a mirarle los ojos CRITICAN AL PRESIDENTE en SU FAZ PERSONAL DÉJENSE DE JODER MUCHACHOS HAY CUESTIONES MAS IMPORTANTES QUE UN PRESIDENTE QUE ES EL PUEBLO

Están Espiándote
Están Espiándote 19/02/2016 11:58:33

Che gorila: voy a decirte algo que puede dolerte… cuando crezcas lo entenderás… ahora se un hombre y aguantá la realidad… ¿listo? Bueno: LA LIBERTAD DE MERCADO NO EXITE BURR.OOOOOOOO ¡Esa inocencia autodestructiva en un gobierno de militantes no habría!

Están Espiándote
Están Espiándote 19/02/2016 11:57:20

Che gorila: voy a decirte algo que puede dolerte… cuando crezcas lo entenderás… ahora se un hombre y aguantá la realidad… ¿listo? Bueno: LA LIBERTAD DE MERCADO NO EXITE BURR.OOOOOOOO. ¡Esa inocencia autodestructiva en un gobierno de militantes no habría!

JOSE   MANUEL LEVY
JOSE MANUEL LEVY 19/02/2016 06:12:58

"PAIS SALVAJE" (¿ Argentina ?) SOLO puede tener ARMISTICIOS ----adoptando la ANGLOTECNOLOGIA ----(IOSELE9