Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El peronista Manzur, exultante, no perdió protagonismo en la fiesta tucumana

por  MARTÍN TORINO

Enviado especial a Tucumán.
0
El peronista Manzur, exultante, no perdió protagonismo en la fiesta tucumana

Macri salió a la explanada con la banda presidencial y el bastón. A su lado, sonriente, el gobernador peronista de Tucumán, Juan Manzur, quien escoltó a cada paso al jefe de Estado.

El anfitrión vive el Día del Bicentenario Independencia con más euforia que el resto de sus pares. Ya desde anoche se percibió esas ansias de protagonismo. Con medio cuerpo afuera de la camioneta Traffic, Juan Manzur estiraba los brazos y repartía saludos por la calle San Martín, al llegar a los festejos en Casa de Gobierno.

El tucumano fue el primero en bajar del vehículo y entró al Palacio entre saludos a vecinos, mientras lo escoltaban sus pares Carlos Verna, Ricardo Colombi, Gildo Insfrán, Gustavo Bordet y el embajador de Estados Unidos, Noah Mamet.

Recién cuando estuvo en la explanada de la Casa de Gobierno, ante la plaza Independencia y ante miles de tucumanos con banderas argentinas, se preocupó por sus invitados.

“Albertito buscame al Emilio Monzó y a Rogelio (Frigerio) para que vengan”, ordenó.

Minutos después, Manzur, vivió la vigilia junto a Frigerio que, mal aconsejado, lucía un poncho salteño.