Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El operativo seducción lanzado por la cúpula del PJ divide aguas en el massismo

Graciela Camaño rechazó la alternativa de un diálogo con el PJ, como postulan Solá, Daer y Alberto Fernández. El PJ oficial planea unificar los bloques legislativos

José Luis Gioja

José Luis Gioja

A la par que se multiplican los gestos de la mesa nacional del PJ hacia los diversos sectores de extracción peronista para avanzar en un acercamiento desde el cual promover un proyecto de reconstrucción partidaria, dentro del Frente Renovador de Sergio Massa se abrió un tenso debate entre dirigentes que promueven la apertura de alguna instancia de diálogo con la conducción del justicialismo y aquellos que resisten esa alternativa, convencidos de la necesidad de marcar prudente distancia de los escándalos de corrupción que sacuden el universo kirchnerista. La diputada Graciela Camaño y el dirigente Daniel Arroyo fueron los encargados de reforzar ayer esa posición de autonomía, especialmente después de los planteos que durante el fin de semana deslizaron otras figuras del massismo, como Felipe Solá, que alimentaron la apuesta por un "reencuentro" con el PJ.


"No nos vemos adentro de este PJ, que no tiene poder de reacción, que quiere hacernos creer que un corrupto nos rompió el sueño. Muchos de nosotros nos fuimos muy asqueados del kircherismo peronista", enfatizó Camaño. Entre referentes del Frente Renovador interpretaron que la aclaración de la diputada respondía a un pedido concreto del propio Massa, en un intento por equilibrar la discusión interna respecto a la posibilidad de algún diálogo con el peronismo. "Está haciendo jugar a los dos sectores", razonó un referente de ese espacio político.


En línea con los límites expuestos por Camaño, también Daniel Arroyo, actual directivo del Banco Provincia, rechazó la alternativa de una alianza del FR por con PJ al sostener que el massismo "intenta representar la ancha avenida del medio", dentro el espectro político del país. "Sí sería muy positivo que mucha gente que forma parte del peronismo que apuesta a los más pobres, que trabaja por la justicia social, pueda vincularse con nosotros y conformar un trabajo en conjunto de cara a las elecciones de 2017, pero no una alianza", aseguró el dirigente.
La reacción de ambos dirigentes tuvo lugar después de los guiños que otros referentes massistas, como Solá y Héctor Daer, ofrecieron a la alternativa de un acercamiento con el PJ. El ex gobernador bonaerense habló concretamente de la chance de un "reencuentro", en tanto Daer consideró que "se pueden dar las condiciones para un peronismo unificado con capacidad de volver a ser alternativa" electoral. La misma convicción comparte Alberto Fernández, otro de los referentes del sector.


La primera línea del PJ oficial, atenta a esos movimientos, está decidida a profundizar su estrategia de seducción. Con ese objetivo, el titular partidario, José Luis Gioja, ratificó la convocatoria a la reunión de mañana del Consejo Nacional justicialista. Allí, además de analizar la situación de los ex funcionarios K detenidos o involucrados en supuestas maniobras de corrupción, los esfuerzos se encaminarán hacia la idea de recomendar a los líderes parlamentarios (en Senado y Diputados) la conformación de un bloque PJ.


La intención es estructurar "una bancada que represente los intereses partidarios y trabaje en sintonía con la mesa nacional", según expusieron fuentes justicialistas. Esa apuesta supone, en un segundo paso, coordinar un interbloque con los legisladores que se fueron del bloque del FPV, como la veintena de diputados encolumnados con Diego Bossio, y los referentes de extracción peronista que integran el Frente Renovador.


A ese mismo entramado podría terminar por sumarse también el grupo de diputados del Movimiento Evita, de Emilio Pérsico, que la semana pasada anunciaron su alejamiento de la bancada del FPV, que conduce Héctor Recalde, en medio del debate del proyecto oficialista que habilitó el allanamiento judicial al departamento del ex ministro K y actual diputado Julio De Vido.