U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

El oficialismo busca allanar el camino del Presupuesto 2019

Diputados tratará la iniciativa desde del 15 de septiembre

Diputados tratará la iniciativa desde del 15 de septiembre

Con tranquilidad. Así esperan la llegada del proyecto de ley de Presupuesto 2019 en el interbloque Cambiemos en la Cámara de Diputados. Algunos de sus miembros más importantes participan de las negociaciones entre la Casa Rosada y los gobernadores por el ajuste pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y se esperanzan: "Hay voluntad de que haya presupuesto. Sobre todo de Argentina Federal", aseguran, en referencia a la bancada que responde a los mandatarios provinciales del peronismo.

En un contexto de volatilidad económica creciente, el oficialismo espera que la aprobación del Presupuesto 2019 en el Congreso funcione como una señal de fortaleza política de un gobierno que es minoría en las dos Cámaras y que aun así puede conseguir, esperan, la sanción de un presupuesto de ajuste.

Como parte de las negociaciones, admiten, está en discusión "todo lo que paga la Nación en las provincias", y eso incluye la obra pública, la tarifa social para los servicios públicos, el Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid), los subsidios al transporte y el plus por zona desfavorable en las asignaciones familiares.

Este último punto es fuente de controversia desde hace un mes, cuando el Gobierno decidió eliminarlo por decreto y luego debió suspenderlo. Aquel stand by de 30 días pactado para encontrar soluciones alternativas vence la semana próxima y en el oficialismo insisten en que "los beneficios por zona son una distorsión y hay que corregirlos".

En medio de la discusión, un grupo de senadores de la oposición había pedido una sesión especial para debatir el tema hoy desde las 10, aunque finalmente decidieron postergarla hasta la semana próxima, cuando se espera en el Congreso un nuevo informe del jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Aun con ese ruido de fondo, el oficialismo cree que podrá avanzar con el Presupuesto. "Es una discusión más jurisdiccional que social", aseguran e insisten, poniendo de ejemplo al Fonid: "¿Por qué el Estado Nacional tiene que tener un fondo para una competencia provincial?".

La estrategia discursiva elegida por Cambiemos apunta a la "transferencia" de esos gastos. Que pasen del bolsillo nacional a las arcas provinciales o incluso municipales, como en el caso del transporte de colectivos en la Ciudad de Córdoba, que el año pasado recibió subsidios nacionales por $1.700 millones incluyendo combustibles.

En ese mapa, el brete político quedará del lado de los gobernadores e intendentes: les transferirán el gasto y la responsabilidad de hacer frente a la mala noticia si deciden no seguir pagando esos montos.