Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

¿El mercado no le tiene miedo a Sturzenegger?

¿El mercado no le tiene miedo a Sturzenegger?

Ante los movimientos de ayer de aumento de la tasa de interés e intervención en el mercado por parte del Banco Central de la República Argentina (BCRA), algunos analistas han criticado a la autoridad monetaria e incluso, han mencionado la posibilidad de que el mercado le esté jugando en contra.

En mi opinión, la estrategia ha sido correcta y, además, el origen del escenario de ayer no reside en un ataque (¿certero?) de los operadores.

Analicemos ambos temas:

Es claro que la política cambiaria actual del BCRA consiste en una flotación ‘sucia’ que le permita eliminar oscilaciones bruscas del tipo de cambio y, al mismo tiempo, evitar un nuevo atraso. En simultáneo, y con el mismo objetivo, procura mantener un nivel de tasas domésticas lo suficientemente atractivas como para evitar un fuerte desplazamiento de pesos hacia la moneda norteamericana. Dentro de este contexto es claro que –ante un recalentamiento del mercado cambiario– el BCRA empleó las herramientas correctas; esto es: intervenir, por el lado de la oferta, vendiendo dólares al mercado y, por el lado de la demanda, subiendo el precio de la moneda doméstica.

Respecto a un eventual ataque del mercado por insuficiencia o incorrección de las medidas tomadas, a mi juicio dicha afirmación no se corresponde con la realidad. En efecto, la volatilidad del mercado cambiario no es producto de una exacerbada especulación sino que, más bien, es consecuencia del fenomenal exceso de pesos dejados como increíble herencia por el anterior gobierno. producto de su emisión descontrolada de más del 40% anual.

En síntesis, no ha habido medidas incorrectas ni un ataque del mercado por falta de confianza (¿temor?) en el Presidente del BCRA.