El mensaje de Schiaretti: la grieta, el modelo cordobés y el FMI

En el discurso que dio después de conseguir la reelección, el gobernador cordobés aseguró que la polarización política le hace “daño al país, bregó por la moderación y habló de economía. El Gobierno y el peronismo, sus interlocutores.

Cuatro horas y media después del cierre de las urnas, el reelecto gobernador cordobés Juan Schiaretti subió al escenario del búnker de campaña y habló 20 minutos. Tocó varios temas de la agenda política actual, pero además incluyó un mensaje con fuerte contenido económico que puede interpretarse como un guiño al FMI.

Por la mañana, al emitir su voto, Schiaretti dio la primera pista de lo que sucedería por la noche. “Es apresurado hacer una lectura nacional del resultado. Esta es una elección provincial. De mi espacio político no va a venir nadie. Los de afuera son de palo , le dijo a la prensa. Eso mismo fue retomado por la noche, cuando, con la aplastante victoria confirmada, analizó cuál era el “mensaje de los votantes cordobeses.

“Cuando el pueblo se expresa en las urnas siempre deja un mensaje. Y sin dudas el mensaje que ha dejado el pueblo cordobés hoy es que esta fue una elección municipal y provincial que nada tiene que ver con las próximas elecciones nacionales, porque los cordobeses podemos elegir un intendente perteneciente a un partido, un gobernador a otro y también a un presidente que no pertenezca a los mismos partidos. Es una característica de Córdoba. Por eso es apresurado sacar conclusiones nacionales y de las próximas elecciones presidenciales sobre la base de los resultados de Córdoba , analizó el gobernador.

La lectura política de Schiaretti abre una serie de interrogantes. ¿Por qué una figura como él, que logró un contundente triunfo en una de las provincias que sustentó la elección de Mauricio Macri en 2015, no utilizó el masivo apoyo que consiguió en las urnas como plataforma de lanzamiento para Argentina Federal? ¿Será que la ausencia de los referentes de su espacio político fue una manera de capitalizar individualmente el triunfo político en esta elección? ¿Será Schiaretti un actor clave y armador del espacio peronista no kirchnerista? ¿Tiene ambición de jugar en el terreno nacional? Estas preguntas quedarán por ahora sin respuestas, porque el gobernador electo mantuvo a lo largo de la campaña la estrategia de no dialogar con la prensa y adoptó la misma decisión en las primeras horas posteriores a la elección.

Una pista sobre el armado nacional puede encontrarse también entre sus definiciones del domingo por la noche. Primero habló del peronismo. “No habrá república en Argentina sin el peronismo y no habrá futuro para el peronismo si no es republicano , dijo.  Y más adelante habló de la grieta: “Los cordobeses valoramos y apoyamos la moderación. No queremos la grieta que tanto daño le hace a la Argentina .  En conjunto parecen anticipar la postura del gobernador cordobés respecto de lo que debería contemplar el peronismo.

El otro pasaje que llamó la atención fue el apartado económico de su discurso. Schiaretti enumeró la fórmula del “modelo cordobés : equilibrio fiscal, endeudamiento para obra pública y cumplimiento de todas las obligaciones de pago. “Nosotros no defaulteamos la deuda ni siquiera cuando la Argentina defaulteó , aseguró. Dos de estos tres puntos son la base del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional: la necesidad de cumplir la meta de déficit cero y despejar la incertidumbre financiera en el futuro de la Argentina.  ¿Quiénes eran los destinatarios de estas palabras del líder del peronismo cordobés?

La elección de Córdoba suma elementos al tablero nacional. Queda cada vez menos tiempo para acomodar las fichas en la carrera presidencial. El 22 de junio es la fecha límite. 

Tags relacionados