Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El mal clima local le dio más aire a la soja en Chicago: cerró a u$s 371

La oleaginosa ganó otros u$s 9 por tonelada y marcó un nuevo máximo en 9 meses. Hay embarques previstos por más de 5 millones de toneladas de soja y subproductos

Hay anunciados embarques por 5 millones de toneladas de soja

Hay anunciados embarques por 5 millones de toneladas de soja

Los precios internacionales de la soja volvieron ayer a tener una jornada explosiva. La oleaginosa hilvanó la segunda rueda consecutiva con fuertes alzas, esta vez de casi u$s 9 por tonelada, y cerró a u$s 371 por tonelada para el contrato más activo, mayo’16, en el mercado de Chicago. Así, estableció un nuevo máximo desde fines de julio pasado.

Pese a que el clima mejoró en algunas zonas de las más afectadas por el temporal que hace más de tres semanas castiga a la zona central del área productiva local, el pronóstico de nuevas tormentas fuertes para Santa Fe, Entre Ríos y sur de Córdoba, y la creciente preocupación sobre eventuales demoras en los embarques desde Argentina configuraron el principal factor para que la soja ganara 2,44% en Chicago.

Es que hay buques anunciados para las próximas dos semanas para cargar más de 5 millones de toneladas del poroto y derivados desde los principales puertos argentinos, y el temporal que paralizó la cosecha generó retrasos logísticos inevitables que podrían complicar los despachos.

Según la información oficial, hasta el 4 de mayo próximos, deben cargarse 1,98 millón de toneladas de soja sin procesar; 2,64 millones de toneladas de harina de soja; y algo más de 411.000 toneladas entre aceite (la mayor parte) y pellets de la oleaginosa.

La principal preocupación de operadores y analistas es que la capacidad de crushing del polo oleaginoso local estará por debajo de lo previsto durante este mes, por los efectos directos del temporal, y también en mayo, por razones de retrasos una vez que se acelere la cosecha, en el transporte desde los campos y la llegada de la oleaginosa para el procesamiento.

Esa situación, indicaron operadores, hace que la atención global se vuelque a la soja norteamericana, cuyas exportaciones ya están por encima del rango previsto.
"A esta altura de la campaña, generalmente tenemos el 40% de la cosecha de soja completa. Hoy, solo el 10% fue recolectado. El retraso en la cosecha es el peor en 10 años", expuso Germán Heinzenknecht, meteorólogo de la Consultora de Climatología Aplicada al portal especializado Agrofy.

Si bien los pronósticos son coincidentes en que en mayo habrá mucha menos lluvia de lo habitual para el quinto mes del año, el gran interrogante sigue siendo cuándo podrá retormarse la cosecha sojera, paralizada en menos del 15% del área total desde principios de abril como consecuencia de las persistentes lluvias.

Desde el Gobierno, tras la recorrida por las zonas inundadas o anegadas en Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe principalmente, se maneja de manera provisoria una pérdida productiva de 3 millones de toneladas, con lo que la producción final ascendería a poco más de 57 millones de toneladas. La consultora Lanworht, por su parte, recortó en un millón de toneladas su previsión de cosecha de soja argentina. Para mañana se esperan las estimaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) y de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), así como el informe semanal del Mnisterio de Agroindustria.

Maíz también en máximos

La oleaginosa no fue la única que tuvo un supermiércoles en Chicago. El maíz se disparó 2,68%, hasta u$s 155,41 la tonelada, un nuevo máximo desde julio pasado, tras la decisión de Brasil de eliminar por seis meses el arancel extra-Mercosur para importar un millón de toneladas del cereal, ante la sequía que está afectando a la denominada safrinha, y que puede derivar en una pérdida de 2 millones de toneladas.

El gigante sudamericano decidió quitar de manera temporal los aranceles extra-Mercosur luego de adquirir gran cantidad de maíz en la Argentina, y advertir que sus necesidades inmediatas no pueden cubrirse solo en el bloque regional.

Para las próximas dos semanas, hay embarques de maíz local por más de 2,5 millones de toneladas, de las cuales apenas 744.000 toneladas tienen destino Brasil. Ahora, con la quita del arancel de importación, el maíz estadounidense es más competitivo que el argentino para llegar a los puertos del noroeste brasileño.