El kirchnerismo ya trabaja como si Cristina fuera candidata

Desde el Instituto Patria ya tienen el slogan discursivo, mientras se reúnen con inversores para recordarles que durante su gobierno se pagaron las deudas

Si Mauricio Macri es el "caos", Cristina Fernández de Kirchner es el "orden". Esa es la línea discursiva que comenzaron a instalar desde el instituto Patria para una postulación de la ex Presidenta, si bien aún no oficializada, en la práctica ya existente. "Trabajamos con la hipótesis de que será (pre)candidata", admitió días atrás un dirigente K que apuesta a que terminará imprimiendo su nombre a la derecha del de ella. La publicación del libro "Sinceramente" también lo sorprendió y, al igual que a la Casa Rosada como al llamado "Círculo Rojo", terminó de convencerlo. Y, al igual que otros, espera una definición mucho antes del cierre de listas del 22 de junio.

"Macri es el caos y por eso creo firmemente que hay que volver a ordenar la Argentina", escribió la actual senadora de Unidad Ciudadana. Como adelantó el diario La Nación ayer, ese será el leit motiv de su eventual nueva carrera presidencial. El concepto en el universo K no es nuevo: hace meses que Axel Kicillof, que viene recorriendo con aspiraciones la provincia de Buenos Aires, insiste: "Este Gobierno le desordenó la vida y el futuro a la gente".

Los aumentos no tienen tregua. ¡Basta Macri, basta Vidal! Ya le desordenaron la vida a todos los argentinos. Dejen de cuidar a socios y amigos que no los votaron para eso. #RompieronTodohttps://t.co/oBoJIIdTkz

— Axel Kicillof (@Kicillofok) March 1, 2019

Como antónimo, la idea de retomar la "normalidad" de un convulsionado país, lo vienen repitiendo también dirigentes cercanos a la ex Presidenta frente a empresarios. "Con los Kirchner, el país es un pagador serial", retrucó el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández ante CNN radio, ante la insistencia de ciertos sectores de pronosticar un panorama sombrío para el "Círculo rojo" que ahora choca ante la opción de un Plan V de Cambiemos.

"No tenemos ninguna duda de que Argentina tiene que afrontar sus obligaciones, jamás estuvo en tela de juicio. Con los Kirchner, el país es un pagador serial" @alferdez con @guillepanizza en #CNNAireDeMañana #CNNRadioArgentina https://t.co/pNOvQeChO3 pic.twitter.com/3O59Rlm5qA

— CNN RADIO ARGENTINA AM950 (@cnnradioarg) April 27, 2019

No sólo eso: el retornado operador K admitió que están manteniendo conversaciones con "fondos de inversión", los mismos que parecen haberle dado la espalda a Macri.

Uno de los interlocutores, para calmarlos ante un escenario de default (la palabra más temida en el exterior), sería Kicillof: el último ministro de Economía cristinista recibió a la delegación del FMI y el próximo 10 de mayo disertará en Washington (previo paso por México).

En el Conurbano primerearon los graffitis, dato revelado por el diario Perfil. Con el enigmático "Ella es..", completan las pintadas "trabajo", "salud" y "futuro". También hay una versión 2.0 promocionado por Kolina, seccional Neuquén.   

El "Ella es" es una superación del "Ella le gana" que lanzó la agrupación de Juan Grabois, cuando ninguna encuesta pronosticaba que Cristina Kirchner pudiera imponerse en una segunda vuelta ante Macri. 

Desde el cristinista Instituto Patria tratan de evitar el optimismo, creciente desde el trabajo de Isonomía que les presagiaba una victoria en el ballottage. "Las encuestas que circulan son raras. Hay que trabajar porque la elección no está ganada", se atajan.

Con una ex Presidenta aún en silencio en Cuba, como futura estrategia imaginan muy pocos actos y una menor presencia de la eventual candidata en la lógica de campaña. "El electorado sabe lo que ella piensa, no necesita opinar de todo", anticipan. Y para ello está, además, el libro.

Ahora bien, todo lo moderado hacia afuera que se muestra el entramado K, salvo alguna que otra excepción, la Cristina Kirchner se encarga de enviar mensajes explosivos en su libro, con los medios de comunicación como su eterno blanco preferido al dedicarles un capítulo.

Lo que importa es el éxito, ya bestseller: con tres ediciones (de 20 mil, otra de 20 mil y una de 24 mil ejemplares), a $ 599 cada uno, el libro alcanzaría ventas por $ 38.336.000. Tanto de la editorial Penguin Random House como del Patria se negaron a revelar el contrato; pero como standard, de mínima, a un autor le corresponde el 10% del precio de tapa, significa que Cristina Kirchner ya habría cosechado $ 3,8 millones.

Tags relacionados
Noticias del día