Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El kirchnerismo amenaza con derogar en el Congreso los decretos de la coparticipación

En medio de rumores de internas en el FpV, la oposición al reparto de la coparticipación podría abroquelar al peronismo, que intentará sumar 129 diputados y sesionar

El kirchnerismo amenaza con derogar en el Congreso los decretos de la coparticipación

En medio de los rumores sobre una posible fractura en el bloque, el Frente para la Victoria (FpV) encontró un motivo de cohesión interna ayer, con la oposición al decreto que incrementó los fondos coparticipables para la Ciudad de Buenos Aires. Los diputados se envalentonaron al punto de amenazar con autoconvocar al Congreso para intentar rechazar algunos de los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) del presidente Mauricio Macri. "Si logramos 129 diputados vamos a autoconvocar al Congreso", aseguró en rueda de prensa el titular del bloque, Héctor Recalde, acompañado de otros legisladores y de funcionarios de provincias gobernadas por el peronismo.


Más temprano, además, él y su par de la Cámara alta, Miguel Pichetto, habían difundido un comunicado remarcando que "los bloques del FpV-PJ del Senado y Diputados están unidos en este reclamo y trabajarán en conjunto para lograr que una nueva y más justa ley de coparticipación federal se discuta en el Congreso". Para ello, los diputados abrieron canales de diálogo con los gobernadores peronistas que se expresaron públicamente en contra de la asignación de más fondos de la coparticipación a la Ciudad, como el tucumano Juan Manzur, el pampeano Carlos Verna y el salteño Juan Manuel Urtubey, entre otros. Este último está en el centro de los rumores por la posible ruptura del bloque, dado que sus diputados y él mismo vienen dando señales de alejamiento desde hace varias semanas.


Más allá de una nueva Ley de Coparticipación, a los gobernadores también los entusiasma la posibilidad de que el Congreso deje sin efecto el DNU con el que Macri derogó otro DNU, de Cristina Fernández de Kirchner, para restituir a las provincias el 15% de los fondos que la Nación detrae de la coparticipación y que la Corte Suprema dijo que debe volver a los distritos.


"Tenemos que ponerle un límite a un gobierno electo que administra de facto. Nuestro bloque solo no llega, pero sabemos que hay otros bloques dispuestos a sumarse", definió Recalde. Aunque evitó dar nombres sobre esas negociaciones en marcha, más tarde otra fuente del FpV aseguró que el diálogo está abierto con sectores del Frente Renovador, el Partido Socialista, el Frente de Izquierda y los Trabajadores, y el Peronismo Federal.


Atento a estos movimientos, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, anunció ayer que el Gobierno convocará a las provincias a debatir sobre la coparticipación. "Vamos a sentarnos a dialogar como socios que somos para resolver cuál es la manera más justa de repartir los recursos y cómo definimos con mayor precisión las responsabilidades de los distintos niveles de gobierno de la Nación, la provincia y los municipios", definió.

Además, fuentes oficiales aseguraron que el porcentaje extra de coparticipación que recibirá la Ciudad se detraerá de los fondos que corresponden a la Nación y no de los que corresponden al resto de las provincias. Dato que busca calmar a los gobernadores, que de todas formas reclamarán más fondos.