Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El ‘joven’ que maneja los hilos de la Rosada

El ‘joven’ que maneja los hilos de la Rosada

Dio la orden de bajar los cuadros de Néstor Kirchner y de Hugo Chávez; mandó a reemplazar la mesa rectangular que usaba Cristina Fernández por una redonda para Mauricio Macri e hizo sacar los cuadros de San Martín y Belgrano. Lleva su sello la circular que establece que a partir del próximo 22 de febrero todos, sin excepción, pagarán sus comidas en la Casa Rosada, salvo agua, té y café.

Fernando de Andreis instrumenta gran parte de las decisiones dentro de la Casa de Gobierno, desde las refacciones (el flamante plastificado de los Salones Eva Perón y Norte; el reacondicionamiento de los equipos de refrigeración; la nueva alfombra gris en el primer piso) hasta la más tenue iluminación exterior.

Es él quien ordenó dejar abiertos todos los salones (incluso el de los Científicos) para que quien no tiene un espacio propio pueda organizar reuniones mientras termina la reestructuración que incluye decenas de despidos.

De Andreis usó una simple Bic azul para firmar el estratégico y millonario nuevo convenio de televisación del fútbol y es uno de los que decide estos días la integración del equipo médico presidencial.

Hincha fanático de River, dicen que es buen jugador de fútbol y que lo demuestra cada martes y sábado en los partidos de funcionarios en la residencia presidencial de Olivos. Hasta que asumió como Secretario General de la Presidencia jugaba al tenis una vez por semana, rutina imposible de seguir con días que arrancan con una reunión diaria y puntual a las 8 de la mañana (con el Presidente o con el jefe de gabinete Marcos Peña y equipo) y que termina con otra reunión diaria que inicia a las 19. El nuevo cargo lo alejó de su hamburguesa de todos los viernes pero no de su cápsula Nespresso y su tostada con dulce.

Le gustan las motos (tiene réplicas en su oficina y una Vespa que dejó de usar porque ahora lee o habla por teléfono camino a la Rosada) y llegó a correr en TC, tal vez por su origen familiar en Balcarce donde suele colaborar con el Museo de Fangio. De Andreis acababa de ser padre cuando el 10 de enero cumplió 40 años. Félix tiene dos meses y algunos días lo ha visitado a upa de su madre Sol.

No fue por Macri que estuvo casado con su hermanastra Ivonne Bordeau (tras enviudar su madre Patricia Langan formó pareja con el corredor de autos Juan Manuel Bordeau) sino en oposición al menemismo que se sumó a la política.

Graduado en Administración de Empresas en la facultad de Economía de la UBA (estudió al mismo tiempo que Axel Kicillof) en el 2002 se presentó a la Fundación Creer y Crecer donde lo recibió Marcos Peña, hoy convertido en el hombre más fuerte del gobierno de Macri. La década del 90, según él mismo ha contado, "fue nefasta" para su familia.

Por eso aceptó la propuesta de Peña y armó la juventud del PRO, lo acompañó como jefe de asesores en la Legislatura, lo reemplazó como legislador y luego encabezó él mismo la lista porteña. Siguió su ascenso al convertirse en jefe del bloque del PRO primero y finalmente al asumir como presidente del Ente de Turismo de la Ciudad y liderar la campaña de Horacio Rodríguez Larreta el año pasado.
Sus colaboradores le atribuyen un trato firme aunque agradable, lo definen exigente y afirman que nunca se le puede dar un no como respuesta.