Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El hermetismo oficial se instaló en la previa de los festejos del Bicentenario

El dispositivo de seguridad desplegado en San Miguel de Tucumán se hace evidente apenas se pone un pie en suelo tucumano. Los líderes políticos, entre los cuales no habrá presidentes pero sí el Rey Juan Carlos I de España, solo tendrán contacto con la prensa oficial. Cuál fue la curiosa idea de Manzur para los festejos.

por  ESTEFANIA POZZO

Enviada especial a Tucumán.
1

Viernes 8 de julio de 2016, un día antes del aniversario de los 200 años de la Independencia argentina. En la pista de aterrizaje del aeropuerto de San Miguel de Tucumán la actividad es incesante, por lo que el capitán del vuelo comenta que el aterrizaje se demorará 15 minutos. 

Al bajar del avión, lo primero que se ve, posado en la pista como si fuera un gran animal de hierro, es un avión con una enorme leyenda: "Reino de España". Momentos más tarde, en diálogo con periodistas oficiales de la Casa Rosada, se conocerá que es la visita internacional más importante que participará de los festejos.

El hermetismo es completo. La guía de la cobertura de prensa para los actos oficiales del 9 de julio indica que los periodistas solo podrán estar en el centro especialmente dispuesto al frente de la Plaza Independencia, a metros de la Casa de Gobierno, y en palcos para presenciar el izamiento de la bandera, el ingreso de los mandatarios a la Catedral y el desfile de los 200 años. No podrán entrar, en cambio, a la Casa Histórica -la casita de Tucumán, como todos la conocemos a pesar de los tucumanos, que remarcan que los libros de primaria le cambiaron el nombre erróneamente-. 

De hecho, el presidente Mauricio Macri comenzará su día a las 9 de mañana en un desayuno con los gobernadores, en la cual no habrá contacto con periodistas. De allí partirá al izamiento de la bandera, luego al Tedéum y por último a la Casa Histórica, en donde tampoco habrá periodistas, y en donde toda la Nación escuchará su discurso a través de la transmisión oficial. Es más: todas las inmediaciones van a estar completamente valladas y quienes quieran presenciar el discurso deberán hacerlo desde pantallas a tres cuadras de distancia.  

"Esto está completamente cerrado. Ni nosotros podemos movernos. Tenemos que tener equipos exclusivos en cada lugar", cuentan, acongojados, periodistas oficiales que trabajan en la gobernación de Tucumán. 

Según pudo saber Cronista.com, el hermetismo es tan cerrado que inclusive equipos de prensa de organismos nacionales oficiales quedaron por fuera de las acreditaciones. 

 

La curiosa idea de Manzur para los festejos

Un desfile de tortas decoradas de diferentes maneras se abre paso en las calles que rodean a la Plaza Independencia. Las decoraciones son variadas: las hay con banderas, blancas con merengue, algunas con flores. 

"A las 12 se va a festejar el feliz cumpleaños de la Patria, con fuegos artificiales y 200 tortas", habían comentado desde la gobernación tucumana a Cronista.com.

La curiosa idea, según pudo confirmar este medio, "fue una idea del Gobernador".