Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El gobierno porteño removió a la cúpula de la comisaría tomada

El gobierno porteño removió a la cúpula de la comisaría tomada

El gobierno porteño desplazó a la jerarquía de la Comisaría 38´, del barrio de Flores, donde anteayer los vecinos provocaron destrozos al repudiar la inacción de las autoridades policiales ante la seguidilla de robos y asesinatos ocurridos en las últimas semanas, y cuya última víctima fue el joven Brian Aguinaco, de 14 años, baleado el sábado pasado.

Ante el hartazgo de los vecinos, el ejecutivo de la ciudad retiró al comisario Alejandro Carlos Atili, a cargo de esa seccional, y nombró a Juan José Olivi, hasta ayer jefe de la comisaría 48´, de Villa Lugano. Ahora, Atili será investigado por las denuncias de connivencia con los delincuentes de la zona, mientras se evalúa también al ex encargado de la Circunscripción VI, Osvaldo Tapia, destituido hace días por una causa de enriquecimiento ilícito.

El ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, realizó una conferencia de prensa en la sede de su cartera, acompañado por el secretario de Seguridad, Marcelo D’Alessandro, y el subsecretario de Vinculación Ciudadana, Leandro Halperín, luego de reunirse con los familiares del adolescente baleado y con vecinos del barrio, a quienes intentó tranquilizar asegurando una mayor presencia de efectivos en las inmediaciones de la Villa 1-11-14.

"Definimos un plan de acción y un mecanismo de trabajo porque creemos en la participación ciudadana y en que estos canales de comunicación dan más herramientas a los vecinos", dijo Ocampo. Más tarde, un familiar de Aguinaco mostró el acuerdo firmado con los vecinos, por el que el funcionario se comprometió a montar "un operativo de saturación policial", y "controles de tránsito y poblacionales", con especial énfasis en el "ataque a los corredores de las villas". La próxima semana habrá una reunión entre funcionarios y vecinos para evaluar los primeros resultados.

Pero en paralelo el Ministerio de Seguridad volvió a quedar en el ojo de la tormenta por la muerte de Jonathan Echimborde, un vecino de Mataderos que fue alcanzado por un proyectil en medio de una persecución entre policías y delincuentes. Preventivamente, los efectivos intervinientes fueron suspendidos, mientras la Justicia investiga el origen de la bala que mató al mecánico de 28 años.

En medio de la crisis, que ameritó reuniones en la sede de gobierno de Parque Patricios, la oposición se lanzó a fustigar al PRO y su política de seguridad. El legislador massista Javier Gentilini sostuvo que la violencia "no se resuelve con reuniones" y reclamó "poner en la calle a toda la policía de a pie que se pueda", al tiempo que el radical Hernán Rossi indicó que la muerte del joven de Flores "es una cachetada a las expectativas" depositadas en la nueva Policía de la ciudad. Por su parte, el legislador Gustavo Vera (Bien Común) desplegó un listado de delitos ocurridos en el barrio durante el año, entre los que contó casos de narcotráfico, trata y explotación laboral.

El caso Aguinaco fue la gota que rebalsó la paciencia vecinal. La señal de alerta llegó hace 15 días, cuando la Comisión de Seguridad de la Legislatura recibió un pedido de informes por el asesinato en el Bajo Flores del médico Pascual Mollo, por el que anteanoche también se reclamó justicia.