El gobierno de Macri no llegó a usar todos los fondos del presupuesto 2019

El devengado total, a la fecha, alcanzó el 86%, aunque trepó a 98% sin contar las ampliaciones de partidas que hubo en el año. Cuáles fueron las jurisdicciones que más fondos erogaron y cuáles las que menos

Pese a la incógnita que, a horas de 2020, representa saber cuál será el presupuesto con el que contará la administración Fernández, sí se puede conocer de qué manera se utilizó el gasto público durante 2019, el último de los cuatro años que gobernó Mauricio Macri. Con la premisa déficit cero como leitmotiv, al 30 de diciembre, el gobierno saliente puede jactarse de no haber utilizado más dinero del previsto inicialmente, aun haciendo retoques en partidas puntuales durante el transcurso del año.

En el global de los fondos utilizados, que se puede seguir desde el sitio oficial Presupuesto Abierto, surge que se gastó el 86,67% de las partidas totales considerando las ampliaciones que hubo, aunque el 98,1% si se contabiliza desde el presupuesto inicial que se había aprobado en el Congreso a finales de 2018.

Una de las áreas que más crecimiento tuvo durante el año fue la denominada "servicio de la deuda pública". De los $ 745.600 millones que se previeron originalmente, se trepó a $ 1.000.567 millones, aunque finalmente el devengado quedó en $ 878.200 millones, un 17,8% más de lo estipulado a principios de año.

El Ministerio de Desarrollo Social y Salud que hasta el 10 de diciembre condujo Carolina Stanley, en tanto, erogó el 90,61% de sus fondos: $ 83.700 millones de $ 92.300 millones. Sin embargo, el presupuesto original del área ascendía a poco más de $ 63.000 millones, que trepó a partir de diferentes inyecciones de dinero realizadas durante el año.

Educación es otro de los ministerios que tuvo un aumento de su partida durante 2019, pasando de $ 197.241 millones a $ 205.710 millones. El gasto total, no obstante, resultó de 90,3%, es decir, poco más de $ 185.000 millones de acuerdo al devengado.

El desglose de dinero del Ministerio de Seguridad, por ejemplo, fue variado durante todo el año. Hubo partidas suculentas, como las de Gendarmería y la Policía Federal, que reforzaron sus presupuestos anuales, pero, no obstante, no llegaron a completar el gasto total: lo hicieron en un 97,8% ($ 37.372 millones) y 92,4% ($ 32.615 millones), respectivamente.

En un año electoral como el que termina, el Ministerio del Interior también tuvo una participación importante, especialmente en lo que tiene que ver con la organización de los comicios. Por tres elecciones (si bien no hubo ballottage sí se contabilizó en el gasto anual) se pagaron $ 9232 millones, cuando el presupuesto inicial era de $ 8148 millones. El macrismo remarcó durante el año que el gasto, comparativamente, fue menor que en las elecciones 2015 y 2017.

Por otra parte, hubo una jurisdicción que estuvo lejos de completar su presupuesto total. Se trata del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que subejecutó su partida: de los $ 2062 millones se gastaron poco más de $ 1300, es decir, el 65%.

Tags relacionados