Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El funcionario admitió un giro pero negó "rotundamente" la acusación

Momentos después de haber sido imputado judicialmente, el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, negó ayer "rotundamente" las sospechas de corrupción en su contra por el caso Odebrecht y afirmó que "no es la primera vez" que quieren difamarlo desde que está al frente de los espías. Acompañado de un comunicado oficial con su descargo, Arribas difundió un correo electrónico del banco Credit Suisse en el que se informa que en la cuenta a su nombre se acreditó uno solo de los supuestos cinco pagos recibidos del operador brasileño Leonardo Meirelles, junto a un acta de una escribana que busca dar credibilidad al correo.
Arribas prometió además aportar a la justicia pruebas y documentos pertinentes, entre ellos la declaración del supuesto comprador de una casa por la que recibió 70 mil dólares a través de Meirelles, único pago que reconoció.
Según el funcionario –que vive actualmente en un departamento que le alquila a su amigo, el presidente Mauricio Macri, en el barrio de Palermo– ese dinero es lo único que recibió de los u$s 600.000 a los que aludió el financista brasileño arrepentido, quien ante la Justicia de ese país vinculó a Arribas con el escándalo de corrupción Lava Jato.
Luego de una reunión que mantuvo este lunes en la Casa Rosada con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, Arribas aclaró que "en los últimos ocho años" vivió en Brasil, en la ciudad de San Pablo. Explicó que en 2015 regresó al país para "acompañar al Presidente" y agregó: "Desde que acepté acompañar la actual gestión de gobierno como Director General de la AFI no es la primera vez que quieren difamarme". Recordó en ese sentido la filtración conocida como Panama Papers, en la que, consideró, hubo "un falaz intento" de involucrarlo.