Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

El freno en la actividad se expande en junio y abarca al comercio y la industria

Disminuye el uso de la capacidad instalada, cae la producción y venta de motos y autos, comercios minoristas y despachos de cemento reflejan el parate de la obra pública

El freno en la actividad se expande en junio y abarca al comercio y la industria

Los primeros datos que se conocieron de la evolución de la actividad de junio marcan una franca caída, confirmando temores y previsiones posteriores a la sequía y a la crisis cambiaria. Ventas minoristas, fabricación y patentamientos de autos, despachos de cementos, entre otros, evidenciaron bajas en el sexto mes del año, en el inicio de la profundización de la crisis que se extiende a más sectores.

El último dato oficial de actividad que se conoce es el de abril. En el cuarto mes, la actividad cayó 0,9% respecto al mismo período de 2017 y, en comparación con marzo, se contrajo fuerte, un 2,7% de acuerdo al indicador desestacionalizado.

En junio, las ventas minoristas relevadas por CAME registraron una diminución de 4,2% con relación a igual mes del año anterior y sumó la sexta merma interanual consecutiva.

El patentamiento de autos cayó 18,6% interanual en junio, lo que implicó un claro deterioro con relación al aumento registrado en mayo de 6,9% y abril, cuando trepó 19 por ciento.

Algo similar sucedió con la fabricación de 0 km que mostró una merma de 13,4% respecto de igual mes del año pasado.

También el patentamiento de motos disminuyó 15,2% interanual en junio, frente a un aumento en mayo de 4,7% y de 24,9% en abril. En un mercado en donde la gran mayoría de las motos vendidas son de baja cilindrada, con un alto financiamiento de la operación y radicadas en el interior del país, donde el transporte público es más oneroso, una caída tan profunda se explica en una baja del trabajo en general. "La moto es utilizada para ir a trabajar. Si no hay trabajo por más que pongas 50 cuotas no se venden", explicaron desde una concesionaria.

Las actividades vinculadas al agro, que sufrió la sequía que se tradujo en la peor cosecha de soja de los últimos nueve años, también se resintieron: la venta de maquinaria se derrumbó 32,5% interanual en junio, tras registrar una caída del 8,8% en mayo y una suba del 8,4% el mes anterior.

El freno a la obra pública y también la menor construcción en el sector privado se tradujo en que los despachos de cemento al mercado interno mermaron 3% interanual, la segunda caída consecutiva, tras mostrar un crecimiento del 12,5% en los primeros cuatro meses del año. En el sector público, los datos hasta ahora existente son de mayo y muestran una caída de hasta casi 50% en las transferencias de capital a las provincias pagos en obra pública. En el acumulado anual 2018 versus 2017 este ítem del presupuesto nacional observa una caída de 33,3 por ciento.

Solo el ajuste de $ 30.000 millones que ya anunció el Gobierno significó una caída de 15% en la obra pública. A esto se le suma que el mensaje que partió de la Casa Rosada fue claro: lo licitado se termina, lo nuevo tendrá que esperar.

Y aún falta conocer los datos del sector textil, segmento de la economía que nunca en los últimos dos años pudo mostrar un número positivo.

Con estos números el monitor de la economía real que prepara el Ministerio de la Producción y que lo colorea como un semáforo seguramente mostrará más rojos y amarillos que "brotes verdes".

"Con estos datos es muy probable que veamos un desplome del PBI en el segundo trimestre frente al anterior, en términos desestacionalizados, y una caída de 6% en el tercero, con lo cual el año estaría finalizando en torno al 0%", sostuvo el economista Hernán Hirsch.

Gabriel Caamaño Gómez, de Consultora Ledesma, graficó: "Todo indica que la industria va a sumarse al mal desempeño del agro y que la construcción como mínimo va a desacelerarse o, incluso, caer". Lo dijo en relación a que el último dato oficial, abril, evidenció la mala performance del campo.

"Es progresivo, con mayo que es la transición entre abril, en el que sólo cayó agro, y junio con mal desempeño generalizado", identificó Caamaño Gómez. Los sectores productores de bienes van a ser contractivos, lo que te termina arrastrando a comercio y transporte en el lado de los servicios.

Desde el sector de la construcción persiste la preocupación no sólo por la caída sino por la falta de actualización de los precios de la obra pública. "Nos adeudan buena parte de lo ya realizado y va a ser difícil seguir con pagos viejos y valores nuevos con inflación", explicaron desde una constructora.

Por el lado de las fábricas de 0 km la perspectiva es la de un segundo semestre con el freno de mano. "Los aumentos de precios retraen la demanda. Hay poco confianza y se frena la decisión de compra. Esperamos que con la mejora del tipo de cambio que, si bien el mercado local caiga, impulse la producción y la exportación".

En las concesionarias por tanto miran de reojo. "Sube el dólar, se encarece el auto. Suben la tasa, desaparece el crédito. Es el peor escenario luego del mejor semestre de la historia".