Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El fiscal Rívolo pidió procesar a Boudou por aceptar dádivas

Solicitó al juez Oyarbide que dicte esa medida, a raíz de viajes que hizo en aeronaves privadas a Necochea en 2011. Ya está camino a juicio por la causa de la imprenta y por comprar un auto

Carlos Rívolo es, desde hace cuatro años, el fiscal más temido para el ex vicepresidente Amado Boudou. Impulsor de las primeras medidas que derivaron en su procesamiento en la causa Ciccone, fue apartado del expediente por la defensa del ex titular del Senado, en el comienzo del caso, en 2012. Sin embargo, Boudou no pudo escapar a Rívolo en otra causa en la que parece estar acorralado y encaminado a ser juzgado, la que lo investiga por presuntas dádivas y en la que el titular de la fiscalía federal número 2 le pidió al juez Norberto Oyarbide que lo procese.
Boudou está acusado por "dádivas", al aceptar viajar a la ciudad bonaerense de Necochea, primero en avión y luego en helicóptero, con empresas privadas. Se trata del expediente en el que Boudou fue indagado por Oyarbide por la realización de dos viajes a la Costa Atlántica bonaerense en diciembre de 2011, poco después de asumir como Vicepresidente, para asistir a sendos actos públicos. Rívolo pidió que también sean procesados los responsables de las compañías que proveyeron esos viajes: Nazareno Natale, de la empresa Alas del Fin del Mundo; Marcelo Scaramellini, de Ecodyma; como también el ex intendente de Necochea Horacio Tellechea.
Los vuelos, dos en total, ocurrieron el 17 de diciembre de 2011 y se realizaron de manera informal, a punto tal que nunca fueron halladas las listas ni los registros de los pasajeros. No obstante, la investigación permitió establecer que el ex intendente Tellechea también habría tomado parte de esos viajes aéreos. En principio, Alas del Fin del Mundo proveyó el vuelo pese a que aún no contaba con habilitación para realizar vuelos comerciales.
"Los directivos de la empresa Alas del Fin del Mundo estaban impedidos absolutamente de hacer vuelos rentados por la ausencia de los permisos como explotadores de servicios comerciales (taxi aéreo)", sostuvo Rívolo en su dictamen. El fiscal calificó de "incomprensible" la oferta, a título supuestamente profesional, "a funcionarios públicos de sus servicios". El segundo tramo del viaje llegó hasta el Parque Miguel Lillo, en las cercanías de Necochea, y fue concretado en un helicóptero de la firma Ecocyma, ex contratista de obra pública con el Estado nacional.
Oyarbide indagó a mediados de diciembre a Boudou y, con la reanudación de la actividad judicial tras la feria de enero, el expediente quedó en condiciones de resolver la situación procesal de todos los imputados. "Teniendo en cuenta que fue un viaje institucional y que la invitación de parte de Tellechea a Boudou había sido efectuada con dos meses de antelación resulta incomprensible la no utilización de alguna aeronave de la flota del Estado o al menos, de algún servicio rentado prestado", apuntó Rívolo.
Se trata, apenas, de uno de los múltiples expedientes que se tramitan contra Boudou en la justicia federal. Procesado en el caso Ciccone y en la causa que investiga la compra de un auto con papeles falsos, es también investigado por la compra de autos de alta gama durante su gestión como ministro de Economía, de 2009 a 2011.