Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El fiscal Marijuan imputó a Gómez Centurión, el desplazado titular de la Aduana

Antes, el funcionario sospechado de corrupción se puso a disposición de la Justicia e insistió en que es víctima de una “operación" a la que vinculó directamente con el tráfico de efedrina desde el aeropuerto de Ezeiza.

El fiscal Marijuan imputó a Gómez Centurión, el desplazado titular de la Aduana

El fiscal federal Guillermo Marijuan imputó al desplazado jefe de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, por un presunto pedido de coimas a empresarios, tal cual la denuncia hecha por un anónimo que presentó el Ministerio de Seguridad de la Nación.

La Fiscalía también imputó al empresario a Carlos Oldemar Barreiro Laborda, alias "Cuqui", exdueño de la empresa Lo Jack, quien aparece en algunas escuchas telefónicas acompañadas en la causa.

Fuentes judiciales citadas por la agencia Noticias Argentinas que la imputación se produjo poco después de que Gómez Centurión se pusiera a disposición de la Justicia Federal, al presentar un breve escrito en el Juzgado de Ariel Lijo, quien se encuentra a cargo de la causa por el presunto pedido de sobornos para  autorizar la importación de contenedores ("latas", en la jerga aduanera).

El funcionario se presentó en los tribunales de Comodoro Py a través de sus abogados, Alejandro Pérez Chada y Hugo Wortman Jofre: el primero de ellos representa al presidente Mauricio Macri en algunas causas, mientras que Wortman Jofre es abogado del Grupo Clarín.

El viernes pasado, el Ministerio de Seguridad, a cargo de Patricia Bullrich, presentó la denuncia a partir de un anónimo que recibió, junto a escuchas telefónicas, por lo cual Gómez Centurión fue inmediatamente desplazado del cargo en forma "preventiva" por orden del presidente Macri.

La denuncia tiene como protagonista a Laborda, a quien Gómez Centurión le habría explicado cómo hacer operaciones de contrabando cobrando a cambio una coima por cada contenedor ingresado: puntualmente, en la denuncia se hace referencia a que los involucrados habrían tramado un contrabando de 2.000 contenedores a u$s 1,3 millones cada uno.

Sin embargo, el desplazado jefe de la Dirección General de Aduanas (DGA) se defendió este domingo de las acusaciones en su contra por las supuestas irregularidades en la entrada de contenedores al país, y consideró que "la operación es una calumnia".

Gómez Centurión también deslizó que quienes lo “perjudicaron” son personas vinculadas al exdirector de Operaciones de la SIDE Antonio "Jaime" Stiuso y advirtió: “Cuando  Macri me pidió hacerme cargo de la Aduana, el riesgo era hasta de muerte”. “Que me maten, que me hagan una operación, que me ensucien, que me manchen. Esos eran los riesgos. Una vez por semana me amenazan”, añadió.

A disposición de la Justicia

Más temprano, Gómez Centurión se presentó en Tribunales, nombró abogados defensores y se puso a disposición de la Justicia. El desplazado titular de DGA insistió en que es víctima de una “operación” a la que vinculó directamente con el tráfico de efedrina desde el aeropuerto de Ezeiza.

Además, pese a admitir que se sintió “expuesto” con la decisión de comunicar su apartamiento del cargo el viernes por la tarde, afirmó que se siente “muy respaldado” por parte del Gobierno y que está convencido de que va a volver a su función.

El ex director de la Aduana aseguró que en su gestión molestó "a mucha gente con muchos intereses de muchos años”. “Afecté a muchos intereses, pero el cable de 220 que pisé fue el vínculo del fenómeno de la efedrina, tanto de los depósitos fiscales como de Ezeiza”, expresó.

En diálogo con radio Nacional, advirtió que la Aduana “es uno de los organismos más complejos en materia de corrupción de los últimos 40 años” y que sabía que sabía que “iba a enfrentar a las mafias más estructurales que tiene la Argentina”.

En ese contexto, apuntó directamente contra “los depósitos fiscales (de contenedores) a los que se les revocó la habilitación en febrero” que, según Gómez Centurión, estarían vinculados al tráfico de efedrina. “No quisieron hacer el plan de barrido por dos motivos: o porque no tenían los contenedores inventariados ahí, o porque podrían haber sido contenedores que estamos buscando desde hace mucho tiempo, y que algunos dicen que guardan residuos de alguno de los embarques de efedrina”, explicó. Añadió que en Ezeiza aún trabajan “sectores vinculados a la ex Secretaría de Inteligencia que hicieron de Ezeiza en los últimos 20 años la cuna del contrabando”.

Al ser consultado sobre la separación de su cargo, avaló la decisión del Gobierno porque “marca un cambio de proceder” y afirmó que se siente “respaldado”, aunque admitió sentirse ‘expuesto‘ por la forma de comunicar esa decisión.

“Me siento muy respaldado por el Gobierno, he tenido todas las muestras de respaldo. Debajo de esta decisión judicial hay una decisión administrativa, que se toma dentro de la AFIP, que es separarme de mi cargo y comunicarlo el sábado a las 6 de la tarde. Ahí sí me sentí expuesto, porque lo que yo pedía era que me dejaran llegar y renunciar yo”, aseveró Centurión, quien concluyó que está seguro de que va “a volver” a su función.

Fuente: Agencias y Cronista.com