Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El fiscal De Luca pidió cerrar la denuncia de Nisman contra Cristina

Fue el segundo rechazo en un año, en línea con la decisión de Rafecas y de la Cámara Federal. Casación, con un tribunal todavía no constituido, define cómo sigue la causa

Cristina fue denunciada por Nisman antes de morir, en enero de 2015

Cristina fue denunciada por Nisman antes de morir, en enero de 2015

El fiscal general ante Casación, Javier De Luca, desestimó ayer, por segunda vez, abrir la denuncia que impulsó Alberto Nisman antes de morir, acusando a la ex presidenta Cristina Fernández de encubrimiento a Irán en la causa AMIA, por entender que "las llamadas pruebas nuevas no son pruebas, ni nuevas, y aunque por su intermedio se intentase probar algo, no sería otra cosa que más de lo mismo: un hecho no delictivo".

En un dictamen presentado hoy, luego de que la presidenta de la Sala I de Casación, Ana María Figueroa, le girase el expediente para que opinara, De Luca consideró que el Ministerio Público Fiscal desiste de impulsar la acción penal por entender que "los hechos originalmente denunciados por Nisman no constituyen delito alguno". De Luca es vinculado en la justicia federal como un fiscal afín a la agrupación kirchnerista Justicia Legítima.

Para que la denuncia se reabra una de las posibilidades es que la DAIA sea aceptada como querellante para impulsar, desde una afectación privada, la reapertura del caso. No obstante, De Luca recordó que la entidad de la comunidad judía "no ha presentado el debido poder especial para querellarse por los hechos que denuncia y contra las personas que lo hace".

También resta por resolver quién analizará esta decisión, luego de que el juez Daniel Rafecas y la Cámara Federal rechazaran darle curso. La Sala I de Casación está compuesta por Figueroa y los subrogantes en este tribunal Mariano Borinsky y Gustavo Hornos, pero la defensa del ex canciller Héctor Timerman –también apuntado por Nisman– los cuestionó y pidió que se inhiban de actuar. En medio de las internas de poder dentro del propio tribunal de Casación sobre quiénes dirimirán este recurso, Timerman solicitó que sea también la Sala I la que intervenga en lo que considera la "avenida alternativa" para reabrir la denuncia de Nisman: la causa de "traición a la patria" que investiga el juez Claudio Bonadio.

Respecto a la decisión de ayer de De Luca, se repitieron los pasos de hace un año, cuando Rafecas opinó que no había delito, la Cámara Federal lo respaldó y De Luca rechazó que Casación analizara el escenario. Esta vez, añadió que tampoco se constituye el delito de "traición a la patria", a contramano de lo que había sostenido el fiscal de la instancia anterior, Germán Moldes, uno de los impulsores de la marcha de febrero de 2015, poco después de la muerte de Nisman, aún no esclarecida.

El intento de reabrir la causa estaba dado por una charla aportada a la causa entre el dirigente de AMIA Guillermo Borger y Timerman, reconociendo que se estaba negociando con Irán porque eran los que habían puesto la bomba que estalló en la mutual judía el 18 de julio de 1994 y que mató a 85 personas.