Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El entusiasmo por las medidas del BCE duraron poco y las bolsas europeas cerraron en baja

Menos Madrid, todas las más importantes vieron pérdidas. En Fráncfort, el Dax bajó 2,31% y en París, el CAC 40 cayó  un 1,70%. En Londres, el índice FTSE-100 perdió un 1,78%, Milán perdió un 0,50%. Wall street cerró con variaciones menores.

El entusiasmo por las medidas del BCE duraron poco y las bolsas europeas cerraron en baja

Las bolsas europeas recibieron hoy con entusiasmo las medidas de estímulo anunciadas por el BCE, que superaban todas las expectativas, con alzas que llegaron al 2,5% en Fráncfort y a más de 3% en París. Wall street vivió una jornada volátil pero cerró casi sin cambios.
   
Pero el entusiasmo se moderó cuando el presidente de la entidad, Mario Draghi anunció las previsiones que sustentan esas medidas y que muestran que los precios seguirán cayendo y el crecimiento seguirá perdiendo fuerza en 2016 y 2017.
   
Así, las principales bolsas europeas, menos Madrid, cerraron en baja. En Fráncfort, el Dax bajó 2,31% y en París, el CAC 40 cayó  un 1,70%. En Londres, el índice FTSE-100 de los principales valores perdió un 1,78%, la bolsa de Milán perdió un 0,50%, y, en  Madrid, el Ibex-35 subió un 0,07%.

Wall Street cambia de rumbo y el Dow Jones baja un 0,87 % a media sesión

A media rueda, Dow Jones bajaba apenas un 0,03%, el S&P 500 avanzó un leve 0,02% y el Nasdaq perdió un 0,26%.

Las acciones en Wall Street cerraron el con pocos cambios una sesión volátil, luego  que el Banco Central Europeo recortó sus tasas de interés, pero  su presidente Mario Draghi decepcionó a los inversores al  anunciar que más recortes de los tipos eran improbables. 

Wall Street había comenzado la sesión con alzas acompañando el optimismo generado por los anuncios del Banco Central Europeo, pero al conocerse las predicciones pesimistas sobre el crecimiento europeo, la media rueda se encontraba con pérdidas de hasta un punto porcentual. Finalmente cerró hoy en territorio mixto y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, cedió un leve 0,03%, tras una sesión volátil marcada por la caída del petróleo y los nuevos estímulos monetarios en la zona euro.

Según datos provisionales al cierre de las operaciones, el Dow Jones bajó 5,23 puntos y terminó en 16.995,13 unidades, mientras que el índice compuesto del mercado Nasdaq perdió un 0,26 por ciento. El selectivo S&P 500, en tanto, avanzó un leve 0,02 por ciento.

Reporte y las previsiones del Banco Central Europeo   

La caída de la previsión de inflación para este año es drástica, de 1% a 0,1%. Y en 2017, los precios aumentarán un 1,3%,  tres décimas menos que en la estimación anterior. Solo en 2018 subirán un 1,8%, aproximándose al índice cercano pero algo inferior al 2% que el BCE estima acorde con un crecimiento económico sano.
   
El crecimiento del PIB debería por lo demás situarse por debajo de las últimas previsiones (1,4% en 2016, 1,7% en 2017 y 1,8% en  2018), agregó Draghi.
   
La inflación de enero volvió a situarse en territorio negativo,  a -0,1%, y debería permanecer por debajo de cero durante un tiempo, antes de volver a subir a fin de año, dijo Draghi.
   
“Pero no estamos en deflación”, subrayó, conjurando la  perspectiva de una espiral de caída de precios, que desalienta, en un círculo vicioso, las decisiones de inversión y de compra.
   
El jefe del BCE afirmó además que la expansión del crédito “se está recuperando desde hace un tiempo, pero aún demasiado lentamente‘.
   
Quiso dejar claro sin embargo que el BCE aún no ha quemado sus últimos cartuchos. ‘Hemos demostrado que no nos faltan  municiones‘, declaró.
   
Falta ahora convencer a los operadores.
   
“Esto es lo máximo que el BCE podía hacer, y no alcanzará a despejar las dudas sobre el impacto de las medidas”, sostuvo  Carsten Brzeski, economista de ING.
   
“El BCE cumplió con sus promesas, pero no puede hacer milagros”, coincidió Jonathan Loynes, de Capital Economics.
   
Aparte de la tasa básica, el BCE recortó en diez puntos básicos la tasa de facilidad de depósito, que ya se hallaba en terreno negativo y ahora se sitúa en -0,40%. 

El BCE se propone de ese modo penalizar a los bancos que retienen los préstamos a un día que les  hace la institución monetaria, en lugar de aceitar los engranajes del crédito.
   
Redujo igualmente, de 0,3% a 0,25%, el interés de la facilidad  marginal de crédito, que actúa como ventanilla de emergencia para  las entidades financieras que no logran financiarse en los  mercados.

FUENTE: Agencias Madrid