El empleo privado volvió a caer en marzo y acumula un año en picada

Según estadísticas oficiales, la caída de la economía registrada en marzo se replicó en el mercado de trabajo.

Como consecuencia de la crisis económica, el mercado de trabajo registró en marzo una caída de 30.700 empleos en el mes, a raíz del desplome de 6,8% de la actividad. Si bien la mayoría de las modalidades de empleo expulsaron trabajadores, fue en el sector privado en donde más se sintió el cimbronazo: en el tercer mes del año se cumplieron 12 meses consecutivos de achicamiento de las plantas de personal, lo que arroja una disminución de 161.000 trabajadores desde marzo de 2018.

Según Bernardo Díaz Astarloa, subsecretario de Desarrollo y Planeamiento Productivo de la Nación, en marzo se produjo una “pausa en la desaceleración de la destrucción de empleo que se mantenía desde octubre de 2018. “No es un cambio de tendencia sino más bien una pausa en la desaceleración, lo que interrumpió una recuperación , dijo el funcionario en la presentación de los datos de marzo del Sistema Integrado Previsional Argentino, la serie más completa de empleo registrado que existe en el país.

El total de asalariados registrados en el sector privado ascendió en marzo a 6.161.600 trabajadores. En la comparación con febrero significó un achicamiento de 14.100 trabajadores (-0,2%), mientras que en la medición interanual la caída fue de 2,5% (-161.000 trabajadores).

A la cabeza de los sectores más afectados por la crisis iniciada en 2018, se ubica la industria manufacturera, que está 69.000 trabajadores por debajo de la marca de marzo del año pasado (-5,8%). En segundo lugar, el mayor aporte lo hizo el comercio, con una expulsión de 46.400 empleos en los últimos 12 meses (-3,9%). El resto de los sectores también tuvieron un marzo para el olvido: Transporte, -3,3% (-18.300); Construcción,  -2,3% (-10.900); Actividades empresariales e inmobiliarias, -1,7% (-14.400); Hoteles y restaurantes, -2,5% (-6800) y por último Intermediación financiera, -1,5% (-2500).

Los únicos dos sectores que generaron empleo por encima de marzo de 2018 son Explotación de minas y canteras, en donde se cuentan los empleos petroleros, y Pesca.

En el primer caso, desde el tercer mes del año pasado hasta el mismo mes de 2019 se crearon 6200 empleos (+7,9%), algo que el gobierno atribuye al crecimiento en Vaca Muerta. En el caso de la pesca, que sumó 700 trabajadores (+5,3%), se concentran particularmente en Santa Cruz.

Las perspectivas de incorporar personal no son alentadoras. Según la Encuesta de Indicadores Laborales, que el Ministerio de Producción y Trabajo realiza entre 3000 empresas de todo el país, son más empresas las que consideran que despedirán personal (6,5%) que las que incorporarán más empleados (5,5%).

La expectativa de creación de empleo es negativa por sexto mes consecutivo y la “tasa de entrada de nuevos trabajadores se encuentra en el mínimo desde 2001.

Las malas noticias para los trabajadores no se agotan solo en el achicamiento del mercado laboral. Por décimo mes consecutivo, el salario real registró una fuerte pérdida. En marzo, la caída promedio de los trabajadores del sector privado fue de 8,3%.

La remuneración promedio de los trabajadores en marzo fue $ 41.359 en bruto y significó un crecimiento de 41% respecto del mismo mes de 2018 (contra el 54,7% de inflación).

Según explicaron funcionarios nacionales, esta expansión se debe al impacto de las últimas cuotas de la paritaria 2018 en comercio, construcción y sumas retroactivas de bancarios.

La mitad de los trabajadores, sin embargo, tuvieron una remuneración inferior a $ 31.093 brutos mensuales ($ 25.807 en mano). Solo a modo de comparación, la canasta que define la pobreza de una familia de cuatro integrantes se ubicó en marzo en $ 28.751.   

Tags relacionados

Más de Economía y Política