Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El demonio de la inflación cede y ahora hay que espantar al demonio de la recesión

Imagen de FERNANDO GONZALEZ

por  FERNANDO GONZALEZ

Director Periodístico
1

Como en decenas de ocasiones durante las últimas décadas, la Argentina atraviesa un momento crítico. Esta vez le toca a Mauricio Macri acertar con las respuestas para la crisis. Y si el demonio del primer semestre ha sido la inflación, producto de la devaluación y del tarifazo, el demonio del segundo semestre va a ser la actividad productiva y su impacto sobre la economía real. Es cierto que la primer suba de precios medida por el Indec alumbró un número alto para mayo (4,2%). Pero también es cierto que el pronóstico para junio da un índice inferior al 2%. A buen entendedor, la inflación está cediendo.


En este contexto, no fue sorpresa que el Gobierno anunciara ayer un aumento del déficit fiscal de
$ 24.000 millones. El gasto se abultó producto de las cargas en asignaciones sociales, jubilaciones y el pago de la obra pública. Decisiones con las que el macrismo intenta torcer el destino de recesión que tuvieron la mayoría de las iniciativas económicas puestas en marcha desde diciembre. El desafío para Macri es llevar el barco a través de la tormenta y pasar de la tempestad que azota a ciudadanos y pymes a un horizonte de optimismo que muestre señales del regreso al consumo y a la recreación del empleo.


Cualquiera sabe que el momento no es fácil. Cualquiera entiende que la salida del cepo, el acuerdo con los holdouts y la reducción de los subsidios eran medidas necesarias. Pero transformar el desbarajuste heredado en un modelo de desarrollo víable es una misión a la medida de temperamentos consistentes. Macri tendrá la chance de consolidar su proyecto en la elección del año próximo sólo si demuestra estar a la altura de las circunstancias.