El conurbano, decisivo en el duro revés para el Gobierno

Los municipios del Gran Buenos Aires, que reúnen 7,5 millones de votos, fueron claves en los triunfo de las fórmulas encabezadas por Alberto Fernández y Axel Kicillof.

El conurbano bonaerense fue decisivo ayer en el contundente triunfo de las fórmulas del Frente de Todos en las elecciones primarias. Al cierre de esta edición, con el 83% de los votos escrutados, Alberto Fernández obtenía el 58% de los votos en la tercera sección electoral y el 50% en la primera, frente a los 23% y 29% que alcanzaba, respectivamente, Mauricio Macri. A su vez, Axel Kicillof también aventajaba allí a María Eugenia Vidal: se imponía por 56% a 25% en la tercera sección, y por 50% a 29%, en la primera. 

En sintonía con lo ocurrido a nivel nacional y provincial, la provincia de Buenos Aires mostró también duros reveses para el macrismo en las batallas por las intendencias. 

En la tercera sección electoral, principal bastión del kirchnerismo, el Frente de Todos obtenía importantes triunfos en todos los distritos. Se destaca allí el resultado que alcanzaba Fernando Espinoza en La Matanza, que con el 82% de los votos, obtenía un 60,5% y superaba por 40 puntos al ex ministro de Educación Alejandro Finocchiaro, de Juntos por el Cambio, y se posiciona así para suceder a Verónica Magario, compañera de fórmula de Kicillof. En Lomas de Zamora, Martín Insaurralde obtuvo una abrumadora mayoría en la interna del Frente de Todos, y se acerca a un nuevo mandato en octubre tras aventajar por casi 90.000 votos a Gabriel Mercury, de Juntos por el Cambio. 

El intendente de Almirante Brown y candidato por el Frente de Todos, Mariano Cascallares, obtenía el 56,8%, 34 puntos más que los 22,3% del ex PAMI Carlos Regazzoni, de Juntos por el Cambio. 

En Lanús y Quilmes, los intendentes de Juntos por el Cambio –Néstor Grindetti y Martiniano Molina respectivamente–, tendrán la difícil misión de mantener sus intendencias en octubre. Grindetti (34,15%) era el candidato más votado de Lanús, pero entre los candidatos del Frente de Todos obtenían, juntos, el 48,3% de los votos, siendo Edgardo Depetri, el más votado en la interna. En Quilmes, Martiniano Molina alcanzaba el 31,7% de los votos, y si bien superaba en votos a la referente de La Cámpora y ganadora de la interna, Mayra Mendoza, quedaba casi 20 puntos porcentuales debajo si se suman los sufragios de los seis candidatos del Frente de Todos. 

En la primera sección, en cambio, el revés para Juntos por el Cambio fue más notorio si se lo compara con lo ocurrido en 2015. En Merlo, el intendente Gustavo Menéndez obtuvo un importante respaldo en su camino a la reelección. Ganaba con comodidad la interna del Frente de Todos y superaba por más de 70.000 sufragios al total obtenido por los dos candidatos de Juntos por el Cambio. Por su parte, el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, deberá recuperar la diferencia de 7 puntos porcentuales exhibida, con el 85% de las mesas escrutadas, entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio. De esta manera, Lucas Ghi partirá como favorito a la intendencia de dicho municipio en octubre. 

En Moreno, Melina Fernández parecía quedarse con la nutrida interna del Frente de Todos, dejando sin posibilidad de mantenerse en el cargo al intendente Walter Festa. Mientras que en General San Martín, Gabriel Katopodis quedó a un paso de un nuevo mandato tras sacar una diferencia de más de 22 puntos. 

También será importante para el Gobierno provincial recuperarse del revés obtenido en La Plata. Allí, el intendente Julio Garro deberá recuperar una diferencia de 10 puntos porcentuales ante Florencia Saintout o Victoria Tolosa, que peleaban cabeza a cabeza en la interna del Frente de Todos. 

Distinto será el panorama en octubre para Mar del Plata y Bahía Blanca. Allí, Juntos por el Cambio deberá ratificar y ampliar los triunfos obtenidos por Guillermo Montenegro (ganó la interna frente al intendente Carlos Arroyo) y Héctor Gay, que buscará la reelección en Bahía Blanca.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Noticias del día