Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El consumo sigue débil: en junio, la facturación en súper y shopping subió menos que la inflación

En ambos casos, el aumento fue en torno al 27 por ciento, contra un aumento de precios superior a 40%, lo que permite deducir una fuerte caída en la venta por unidades, según datos que informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

El consumo sigue débil: en junio, la facturación en súper y shopping subió menos que la inflación

La facturación en supermercados y shoppings subió en torno al 27 por ciento, contra una inflación superior a 40 por ciento, lo que permite deducir una fuerte caída en la venta por unidades, según datos que informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Entre enero y junio los supermercados vendieron 133.044,1 millones de pesos, un 27,3 por ciento más que en igual período de 2015.

En junio los despachos se ubicaron en 23.053,8 millones de pesos, un 27,1 por ciento por encima de un año atrás.

En tanto, en los shoppings la facturación del primer semestre fue de 23.554,4 millones de pesos, lo que implica un alza de 26,8 por ciento frente a igual período de 2015.

En junio estos establecimientos vendieron mercadería por 4.717,8 millones de pesos, con un avance de 26,9 por ciento.

Si se tiene en cuenta que la inflación promedio medida por las consultoras privadas para el primer semestre se ubica por encima del 40 por ciento, se verifica una fuerte baja en las cantidades vendidas.

Al retomar la difusión de este indicador, el INDEC discontinuó la información a precios constantes y así se perdió la evaluación de venta por volumen, al menos dentro de la metodología oficial.

Las cifras de supermercados surgen del relevamiento de 61 empresas distribuidas en todo el país, mientras que la de shoppings toma datos de 37 centros ubicados en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

La fuerte baja del consumo explica además la caída en el nivel de actividad durante el período.

El proceso inflacionario que se desató tras la salida del cepo y la devaluación recortó el poder adquisitivo de la población, que tuvo que afrontar los primeros meses del año con los salarios desactualizados hasta la discusión paritaria.

De todas maneras, como los acuerdos salariales en su mayoría se cerraron por tramos aún los ajustes salariales no logran emparejar la suba de precios, de allí que persiste la tendencia declinante en las compras.