Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El consumo cayó 8% en los supermercados en marzo, pese a que se atenuó la suba de precios en alimentos

Lo afirmó el director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan Carlos Vasco Martínez. Algunos atenuaron la baja con promos

El consumo cayó 8% en los supermercados en marzo, pese a que se atenuó la suba de precios en alimentos

Los ajustes lanzados por el Gobierno para evitar una aceleración mayor de la inflación, sumado a que la mayoría de las paritarias no está cerrada, provocó un derrumbe del consumo en marzo, que ya venía en picada durante el primer bimestre.

El supermercadismo sufrió una baja de las ventas el mes pasado en torno al 8% en promedio, en tanto que desde las empresas de alimentos, bebidas y consumo masivo coincidieron en que la merma osciló entre el 5% y el 10% respecto del mismo mes del año pasado.

El director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan Carlos Vasco Martínez, fue contundente al revelar que la cifra de caída para la gran mayoría de los socios de la cámara escaló al 8%, con la excepción de algunas cadenas que por su estrategia de agresivas ofertas pudieron atenuar en parte esa baja. Vale recordar que marzo de este año incluyó Semana Santa, que el año pasado cayó en abril, por lo que la reducción del consumo es más relevante aún debido a que esa fecha tradicionalmente "tiene una buena performance de ventas", enfatizó el directivo del supermercadismo.

Para las empresas que tienen hipermercados, las mayores bajas las sufrieron los rubros de bienes durables, como la electrónica, línea blanca y textil, pero lo llamativo –aclaró Vasco Martínez– es que muchas cadenas medianas y chicas, que tuvieron una caída del 8% en ventas, trabajan con consumo masivo y en esos casos "pesa muy poco el non-food", es decir, lo que no es alimentos y bebidas.

Cadenas como Coto y Carrefour tuvieron una estrategia super agresiva de descuentos para atenuar esta depresión y lograron así caídas menos pronunciadas. De todas maneras, existe una fuerte preocupación en todo el sector sobre la tendencia para lo que resta del año, ya que los ajustes de tarifas anunciados por el Gobierno –los de transporte, gas y agua pegarán en abril– más todos los rubros que suben al ritmo de una inflación del 35% anual hacen que el consumidor priorice sus gastos y abandone determinados consumos.

De hecho, los rubros que más caen son los de bienes durables; en segundo lugar, perfumería y tocador y, por último, alimentos y bebidas. Dentro del sector de bebidas, el consumo de gaseosas se derrumbó 8% en marzo, mientras que el de cervezas cayó 5%, indicó una fuente de una importante firma del rubro. En este caso, juega en contra el clima, ya que el año pasado el calor se extendió hasta mayo. "Además, con el bolsillo más apretado, el consumidor deja de consumir las gaseosas todos los días", agregó la fuente.

A su vez, la consultora CCR dará a conocer la semana próxima los datos del primer trimestre, pero la gerente de Trade de la firma, Sandra Dalinger, adelantó a El Cronista que "la caída de marzo será más marcada que la de febrero", que fue de 2,1% en volúmenes. Estos porcentajes son sensiblemente inferiores a los adelantados por el supermercadismo, pero CCR no sólo mide 144 categorías de consumo masivo, que se caen pero menos que los bienes durables, sino que registra las ventas de las grandes cadenas pero también del canal tradicional (almacenes y autoservicios de barrio). “

La canasta básica se viene cayendo, pero la gente necesita seguir comprando estos productos”, aclaró Dalinger, quien agregó que esperan un “primer semestre con datos negativos y una leve mejoría para el segundo”.

En cuanto a las categorías, los productos de almacén ya se venían cayendo en 2015 y continúa marcado, mientras que cosmética se acentuó este año, ya que es lo primero que la gente recorta. En cuanto a los congelados, curiosamente no mermó, según la directiva de CCR, “porque hay mucho desarrollo de marca propia de las cadenas”.

Fuentes de una alimenticia que tiene en su portfolio una gran variedad de rubros afirmó que hoy las categorías están haciendo curvas que no son normales y que cada caso es particular, aunque remarcaron la caída de productos más básicos como fideos, harina, aceite y arroz.
A su vez, afirmaron que la venta en marzo cayó 5% interanual, casi en línea con la baja trimestral.

Dalinger sostuvo que todavía no vieron una migración importante a segundas marcas, aunque sí admitió que el consumidor hoy está mucho más analítico de su consumo, acude al canal mayorista y compra cuando hay promociones. La gerenta de Trade de la consultora dijo que no puede atribuir la caída del consumo a la suba de precios, que se viene atenuando en los últimos tres meses, sino a “cuestiones externas que afectan el poder adquisitivo del consumidor.

Además, las paritarias no cerraron todavía”. De acuerdo con las mediciones que realiza CCR de precios, entre la primera semana de enero y la tercera de marzo, la suba de los rubros que ellos relevan ascendió al 2,8%, por lo que denota una desacelera ción respecto del fuerte alza que tuvieron los alimentos entre septiembre y diciembre.