Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El consumo cae y cada vez es más difícil cubrir la canasta básica

Una familia tipo necesitó en octubre ingresos mensuales de, al menos, $ 12.952 para no caer en la pobreza. A su vez, para no ser indigente precisó por mes $ 5374

El consumo cae y cada vez es más difícil cubrir la canasta básica

El consumo sigue sin repuntar: la facturación en los shoppings subió un 21% en septiembre y la de los supermercados, un 29,7% en comparación con igual mes del año pasado, pero este dato es sin tener en cuenta la inflación. Al considerar la suba en los precios, las ventas cayeron en términos reales en, al menos 10 puntos porcentuales.

A su vez, la inflación impactó en la suba de la Canasta Básica Total (CBT) y la Alimentaria (CBA): una familia integrada por dos mayores de 35 años, y dos niños de entre 6 y 8 años requirió en octubre ingresos por $ 12.952,69, para comprar todos los bienes y servicios comprendidos dentro de la CBT, y no quedar comprendido debajo de la línea de la pobreza. Este monto implica una suba de 2,5% mensual, según el Indec.

Esta misma familia tipo precisó ingresos mensuales por $ 5374,56 (un 1,6% más que en septiembre) para comprar los alimentos mínimos e indispensables que componen la CBA y así no quedar por debajo de la línea de indigencia.

Con respecto al ritmo de las ventas, en los shoppings alcanzaron un total de $ 3930,1 millones, cifra que implica un incremento de 21% respecto a septiembre del año pasado.
El porcentaje de variación es el tercero más bajo en lo que va del año, tras el 12,6% de agosto y el 19% de mayo. Sólo en abril registró una suba similar a la inflación, de 42,5%.

En septiembre, el Índice de Precios al Consumidor porteño arrojó una alza de 43,1%, en comparación con igual mes del año pasado. Como el Indec empezó a publicar en mayo su IPC, el de la Ciudad de Buenos Aires es el indicador más cercano para deflactar la evolución de las ventas.
En el acumulado de los primeros nueve meses del año las ventas en estos centros de compra registraron un total de $ 36.699,8 millones, y alcanzaron un incremento de 24,5% respecto al mismo período del año anterior.

Los rubros que más crecieron fueron los vinculados al esparcimiento. De hecho, la facturación de patio de comidas, alimentos y kioscos se expandió un 38,1%, seguido por diversión y esparcimiento, que registró un alza de 33,4%.

En el otro extremo, los que menos crecieron fueron las ventas de electrónicos, electrodomésticos y computación, con un incremento de sólo 9,3%; amoblamientos, decoración y textiles para el hogar, un 20,1%; e indumentaria, calzado y marroquinería, un 20,3%.

No obstante, de la facturación total, indumentaria, calzado, marroquinería representaron el 44,4% del total. Luego le siguieron, en orden de peso en las ventas totales. la de electrónicos, electrodomésticos y computación con 15,1%, y el rubro de patio de comidas, alimentos y kioscos, que representaron 13,1% del total.

A los supermercados les fue un poco mejor que a los shoppings: las ventas en septiembre sumaron un total de $ 23.603,4 millones, lo cual representa un aumento de 29,7% respecto al mismo mes del año anterior. Sin embargo, también se ubica por debajo de la variación de los precios, de 43,1%.
En agosto se había tocado el peor mes en lo que va del año, con una expansión de sólo 21,2%. Las ventas acumuladas en los primeros nueve meses registraron un total de $ 206.008 millones, que implica un incremento de 27,1% respecto a igual período del año anterior.

Las jurisdicciones donde se registraron las subas más importantes fueron Córdoba, con un 34,6%; los 24 partidos del Gran Buenos Aires, 33,7%; Chubut, 32,2%; y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 32,1%.

En cambio, en los lugares donde peor evolución de la facturación de los supermercados fue en Tucumán, con un 16,8%, seguida por Salta, con un 20,9%; y "otras provincias del norte", que comprende a Corrientes, Chaco, Formosa, Jujuy, Misiones y Santiago del Estero, con una suba de 21,6%.

Al igual que en las ventas de los shoppings, el rubro al que peor le fue electrónicos y artículos para el hogar, con un alza de 11,1%; también a indumentaria, calzado y textiles para el hogar, que crecieron un 23,8%. En el otro extremo, a los los grupos de artículos que tuvieron los aumentos más significativos con respecto al mismo mes del año anterior fueron lácteos (34,8%), almacén (33,4%), artículos de limpieza y perfumería (31,3%), bebidas y rotisería ambos (30,9%).

El personal ocupado total en septiembre en los supermercados ascendió a 95.525 asalariados, cifra que equivale a una caída de 0,8% respecto a septiembre del año pasado.
La principal caída se dio en la categoría de gerentes, supervisores y otro personal jerárquico, con una disminución de 8,2%, mientras que en los puestos de cajeros, administrativos, repositores y otros hubo una retracción de 1,6%.