Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El consejo de Mamet a empresarios argentinos y la pregunta para eludir a Trump

El embajador de EE.UU. almorzó con empresarios del Cicyp en el Alvear.

El consejo de Mamet a empresarios argentinos y la pregunta para eludir a Trump

Tras insistir en que la ciencia, la tecnología, la energía y los intercambios educativos son los ejes de su gestión en Buenos Aires, el embajador de los Estados Unidos, Noah Mamet, habló ante empresarios sobre el “gran progreso” de la relación entre Argentina y EE.UU. y se animó a dar un consejo sobre cómo debe ser la relación entre los hombres de negocios y el poder político.

En el almuerzo organizado hoy en el hotel Alvear por el Cicyp (Consejo Interamericano de Comercio y Producción), el diplomático se reconoció sorprendido por el hecho de que “las empresas no tienen la costumbre de invitar a funcionarios y candidatos a sus lugares”, como forma de diálogo y reconocimiento, “”como hago yo aquí”.

Y recomendó que es una buena forma para conocer de cerca las ideas y la agenda de prioridades.

Además, sobre el punto de las denuncias de corrupción, y cuidándose de poner las cosas en el plano global, Mamet evaluó que “hay mucha gente insatisfecha con las estructuras políticas de sus países”, y reconoció que “el tema de la corrupción el fraude” son cuestiones que “preocupan” mucho a la gente”.

El punto no surgió por sorpresa, sino que ya había sido eje en el discurso de presentación que había dado antes el titular del Cicyp, el empresario Adrián Werthein, con tono autocrítico por el rol de los hombres de negocios durante la década kirchnerista.

Las risas llegaron a la hora de las preguntas cuando se le consultó directamente que pasará en EE.UU. si Donald Trump llega a la Casa Blanca tras las elecciones de noviembre.

“Cuando fueron las elecciones aquí yo me cuidé de lo que decía, ahora entiendan que yo me cuide de lo que digo sobre la campaña en mi país”, se excusó.

Igualmente, aseguró que Hillary Clinton (a quien definió como “una gran amiga”) será una “sólida y muy fuerte” presidenta, y que quienes votaron en la primaria republicana fueron 30 millones de electores, contra los 120 que conforman el padrón total. “Tanto la demografía como el electorado son diferentes “, evaluó. ¿Siguiente pregunta?”, eludió enseguida entre risas.