El congelamiento de naftas saldrá tras un acuerdo con petroleras

La secretaría de Energía llama a una ronda de diálogo a las empresas para negociar la medida. Las compañías estaban en alerta por producción en Vaca Muerta y por la vía elegida para oficializar esta decisión

El Gobierno decidió anoche posponer el congelamiento de combustibles por 90 días que había sido anunciado por la mañana a la espera de un acuerdo con la industria, tras el malestar que había provocado en empresas del sector. Ahora convocará a una ronda de diálogo a las compañías para negociar cómo se puede instrumentar y también definir quién asumirá los costos de ese congelamiento, que en el esquema anunciado temprano castigaba a los productores de hidrocarburos asimétricamente con las refinadoras.

Esas dos fueron las causas, según puedo reconstruir El Cronista con distintas petroleras que hicieron que se frenara la resolución que iba a salir este miércoles en el Boletín Oficial, a través de la Ley de Abastecimiento, para frenar la suba en las naftas por 90 días. Fuentes cercanas a Gustavo Lopetegui confirmaron el stand-by.

Además de la viabilidad de frenar el aumento de combustible mediante esa resolución, otro de los puntos que empezó a causar alarma entre las productoras fue que este freno por 90 días iba a implicar que tendrían que trabajar con una rentabilidad menor que, según dijeron, sería inviable.

"El único que paga el costo es el productor", se quejaron en una de las productora de hidrocarburos de Vaca Muerta. Y avanzaron: "si el Gobierno definía que era relevante podría haber pedido a las refinadoras que asuman parte del costo o, incluso, que las arcas oficiales se hagan cargo de una fracción".

El punto es que con el congelamiento no sólo se frenaron las subas sino que además se puso un tope al precio del barril, lo que se conoce como el "barril criollo". Según describieron, si el Gobierno fija un crudo de u$s 59 por barril, y lo convierten a un tipo de cambio de $ 45,19 implica que "el congelamiento es íntegramente afrontado por el productor de crudo y no por el complejo refinador".

"En estos valores, el negocio en Vaca Muerta para las productoras no integradas queda paralizado. Si se considera un barril de u$s 59, y se descuentan las retenciones al tipo de cambio fijado, el precio de crudo de realización (es decir lo que el productor le vende al refinador finalmente) está en u$s 42,8 . Inviable. Un golpe brutal", agregó.

También Guillermo Nielsen, uno de los referentes económicos de Alberto Fernández, criticó la decisión oficial y calificó de "muy impresentable la presentación del congelamiento petrolero". En ese sentido dijo que "hay que cuidar YPF que tiene entre sus accionistas a unos 130 fondos de inversión que van a ser necesarios para el desarrollo del sector en los próximos años. No se le fija el precio desde el gobierno".

Tags relacionados

Noticias del día