Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El acuerdo Mercosur-UE demora las definiciones hasta noviembre

El acuerdo Mercosur-UE demora las definiciones hasta noviembre

Sin haber logrado consenso en los cinco días que permanecieron reunidos, los negociadores del Mercosur y de la Unión Europea (UE) dejarán hoy Brasilia con más dudas que certezas, tras la insuficiente oferta que acercó la italiana Sandra Gallina, jefa de la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea, a los jefes negociadores de la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

El punto que generó más polémica fue la baja cuota asignada a los envíos de carne, fijados en 70.000 toneladas anuales menos volumen que el ofertado en 2004, cuando el bloque tenía 15 países, y no 28, como ahora y al etanol, estimado en 600.000 toneladas. Pero en el caso argentino, la mayor decepción vino tras constatar que la UE no pretendía mejorar las cuotas de ingreso para las frutas del Alto Valle (peras, manzanas) ni para otros productos regionales con valor agregado, de los que dependen miles de puestos de trabajo, como es el caso de la industria vitivinícola.

Varias figuras del sector privado, entre los que se contó el titular de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere, tuvieron la oportunidad de manifestar sus pretensiones al bloque europeo, que se comprometió a reevaluar las condiciones del capítulo agrícola.

Los empresarios también demandaron a sus representantes una "posición ofensiva" para lograr un "acceso efectivo". Sobre todo, porque persiste el fantasma de un ingreso restricto a causa de trabas paraarancelarias, que aparecen vía estándares ambientales y otras medidas sanitarias y fitosanitarias, y que podrían hacer de los cupos de envíos tan solo una ficción.

Pese a las quejas, la delegación de Bruselas se concentró eminentemente en la redacción de otros capítulos del futuro acuerdo, que hacen al resguardo de la propiedad intelectual especialmente en el sector farmacéutico, los reglamentos técnicos y las compras públicas, una llave de ingreso a negocios millonarios para las firmas europeas, lo que despertó recelo y consultas formales de la Unión Argentina de Proveedores del Estado (UAPE). Por lo que pudo saber El Cronista, el Gobierno solo está dispuesto a ofrecer acceso a las licitaciones del plano nacional, con restricciones por actividad y ministerio.

Para los veedores del proceso, la negociación real recién comenzó. La próxima ronda de negociaciones, donde se esperan que las partes atiendan los recíprocos reclamos, se dará nuevamente en Brasilia a partir del 6 de noviembre. Hasta donde trascendió, allí Bruselas sumaría, por pedido de la Argentina y Brasil, cupos para el vino y el azúcar. No así para la leche, un reclamo uruguayo que cayó en balde.

La ronda final, estiman, se dará en los primeros días de diciembre en Bruselas. De llegar a un acuerdo, el Gobierno se entusiasma con hacer el anuncio en el marco de la conferencia ministerial de la OMC, que tendrá lugar en diciembre del 11 al 13 del último mes del año.