Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Presidente apuesta a un acuerdo estratégico con países de la Unión Europea

Después del Brexit inglés, Macri llegó a Bélgica junto a su mujer, Juliana Awada, y la canciller Malcorra. Busca acercarse al bloque de 27 países y su mercado

A diferencia de la mayoría de los ingleses que decidieron ejecutar el Brexit, Mauricio Macri viajó a Bruselas para profundizar la relación institucional con la Unión Europea, un bloque geopolítico que une a 27 países y significa un mercado gigantesco para la Argentina y su necesidad de crecer, generar empleo e insertarse en un mundo ya globalizado. No es una tarea sencilla ante los problemas coyunturales que soporta la UE y la tensión interna de sus propios socios, pero el Presidente se ha jurado firmar un acuerdo que vincule al Mercosur con Europa.
La pretensión diplomática de Macri enfrenta una serie de escollos que escapan a la capacidad de negociación de la Argentina. Un acuerdo Mercosur-UE puede significar un fuerte dolor de cabeza para el presidente francés Francois Hollande, que recibió a su colega argentino con toda la pompa en el Palacio Elíseo. A los productores agropecuarios de Francia no les gusta que ingresen los productos argentinos y si Hollande acepta levantar barreras aduaneras, su carrera política puede convertirse en historia.
"Todos sabemos que la parte agrícola para Francia es un tema delicado. Pero también hay grandes oportunidades justamente para ese sector en Brasil, en Uruguay, en Paraguay. Así que, si ponemos buena voluntad entre todos, vamos a encontrar una vía para que, en unos años, estemos realmente integrados", aseguró Macri cuando se le preguntó sobre su encuentro con Hollande.
Al margen de Francia y su situación interna, Macri considera que hay suficiente base institucional para empujar un acuerdo que ayudaría a la integración de Argentina con el mundo. En este sentido, el Presidente se reunirá hoy con Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión Europea, y con Donald Tusk, responsable del Consejo Europeo, que preparó un almuerzo en su honor. Si Macri, Mogherini y Tusk lograr hallar un cuadrante común, el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea será un acontecimiento inédito en la historia de América Latina y Europa.
De todas maneras, y al margen de la voluntad política, el camino no será fácil. Hay que resolver la ecuación agropecuaria, que aún es inexpugnable, y se debe contemplar los pasos de integración previstos por la propia legislación de la Unión Europea y el Mercosur. Con un milagro geopolítico de por medio, Macri, Tusk y Mogherini podrán agradecer que la alianza UE-Mercosur sea realidad a fines de 2019.