Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El PRO busca evitar que el Congreso sea una vidriera de críticas opositoras

El interbloque oficialista quiere evitar el recinto de la Cámara de Diputados para no darle espacio a la oposición. Dará lugar a los debates en las comisiones

El PRO busca evitar que el Congreso sea una vidriera de críticas opositoras

A pesar de que el miércoles último el presidente Mauricio Macri le reclamó al Congreso que sancione más de diez leyes, la estrategia del oficialismo parlamentario va en una dirección contraria. Incluso con urgencias, como la sanción de la Ley de Mercado de Capitales, el interbloque Cambiemos apuesta a sesionar solamente cinco veces en los próximos tres meses, aunque intentará estirar al máximo la instancia de enfrentar en el recinto a una oposición que cada vez encuentra más puntos de acuerdo tras los últimos traspiés del Gobierno.

En un contexto de ánimos caldeados, y tras un febrero muy caliente, el oficialismo apostará a mostrar en el Congreso una agenda enfocada en temas sociales, aunque en principio circunscripta al debate en comisiones, según contaron a El Cronista fuentes de la bancada. Para dentro de diez días, una vez que pasen la marcha de la CGT, el paro de mujeres y la visita del jefe de Gabinete, Marcos Peña; Cambiemos abrirá el debate de un proyecto que ingresó a la Cámara de Diputados en diciembre para penalizar la producción y comercialización de pasta base de cocaína, conocida como paco.

Es una iniciativa que impulsa el Poder Ejecutivo y que será discutida en un plenario de las comisiones de Seguridad, Legislación Penal y Prevención de Adicciones. Allí el oficialismo invitará a representantes de la organización Madres contra el paco y por la vida.

En paralelo, también impulsará el debate de un proyecto para que la tutela legal de los hijos de condenados por femicidio sea otorgada a las familias de las mujeres víctimas de esos delitos. Y días más tarde llegará otra iniciativa con la que Cambiemos apunta a ganar atención: la creación de un Registro Nacional de Adopción.

Con esta estrategia, el macrismo intentará desviar la atención de los temas que acosaron al Gobierno durante febrero, principalmente vinculados a los conflictos de intereses entre empresas relacionadas con la familia Macri y el Estado. Será de todas formas una cuestión que seguirá persiguiendo al bloque, por el impulso que la oposición decidió darle en la comisión de Comunicaciones al análisis del acuerdo entre el Ministerio que comanda Oscar Aguad y el Correo Argentino. Un acuerdo que la fiscal de la Cámara Comercial, Gabriela Boquín, definió como "abusivo".

A esa comisión, presidida por el massista Juan Brügge, está citada para el martes 14 la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso. Su participación, sin embargo, no parecía firme en las últimas horas. En despachos oficiales analizaban opciones para que la funcionaria se disculpe por no poder asistir, y así evitar que participe de un debate con sus ex compañeros de recinto del que podría no salir indemne.

Cavilaciones similares atraviesa el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, citado para el jueves a las 15 a explicar ante las comisiones de Defensa del Consumidor y de Transporte los últimos aumentos de peajes. Tras la imputación al presidente Mauricio Macri por la asignación de rutas aéreas a Avianca, el PJ-Frente para la Victoria pidió la interpelación de Dietrich. Y la oposición podría aprovechar su visita para cruzarlo por la vinculación entre la aerolínea colombiana y una de sus últimas compras: la empresa aérea Macair, hasta hace poco en manos de la familia del Presidente.