Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El PBI profundizó su caída con una baja de 3,8% en tercer trimestre

Los analistas consultados estiman que en octubre se tocó piso. Cayó la inversión, el consumo y las exportaciones. Sólo creció el componente de gasto

El PBI profundizó su caída con una baja de 3,8% en tercer trimestre

La economía profundizó su caída en el tercer trimestre cuando se contrajo un 3,8% frente a igual período del año pasado. En el acumulado, la baja alcanzó el 2,4%, más fuerte que el 1,7% que había registrado en el segundo trimestre, según datos del Indec sobre el avance del nivel de actividad.


De todos modos, en la variación mensual (desestacionalizada), si bien aún registra una disminución, fue menor a la del período previo: entre julio y septiembre se contrajo un 0,2% frente al segundo trimestre, cuando antes había caído un 1,9%.


"Da la sensación de estar por tocar un piso cerca que, si no fallan nuestros números, fue en octubre", sostuvo el economista Gabriel Caamaño Gómez, de Consultora Ledesma. Según señaló, el último trimestre debería marcar un alza o ser nulo, impulsado por el consumo y obra pública.


También para Martín Polo, de Analytica, el piso debe haberse tocado en octubre. "El desestacionalizado dio mejor a lo esperado, y con esto da más la pauta de que el piso se habría tocado", dijo. Al observar por cada uno de los componentes del PBI, la inversión (formación bruta de capital fijo) fue lo que más cayó, un 8,3% en el tercer trimestre frente a igual período del año pasado. También el consumo registró una contracción fuerte, de 3,1%. Le siguieron las exportaciones, con una baja de 2,5%. Sólo el "consumo público" (gasto) creció en el tercer trimestre del año. Lo hizo un 1,9% frente a igual período de 2015.


La caída de la "formación bruta de capital fijo" se explicó por la disminución de 13,2% de la inversión en construcciones, de 17,8% de otras construcciones, 5,2% en maquinaria y equipo y un aumento de 2,1% en equipo de transporte. Dentro de maquinaria y equipo, el componente nacional decreció 4,1% y el componente importado 5,8%. El componente nacional de equipo de transporte disminuyó 11,1% y el importado subió 25,2%.
Al analizar por sectores, la construcción marcó la caída más fuerte, con una baja de 12,9%. Le siguieron la industria manufacturera (-8%), intermediación financiera (básicamente, bancos) con una disminución de 5,5%, y comercio mayorista, minorista y reparaciones, con un 5%.


A agricultura, ganadería, caza y silvicultura, uno de los motores que impulsó con distintas medidas el presidente Mauricio Macri, no le fue tan bien: como conjunto registró una baja de 2,8% en el tercer trimestre en comparación con igual período del año pasado. En el otro extremo, los que registraron las principales alzas fueron la pesca, con una suba de 11,7%; servicios sociales y de la salud, con un 2,4%; y la electricidad, gas y agua, con un 1,7%.


El PBI a precios corrientes y sin tener en cuenta los impuestos llegó a los $ 6,87 billones al tercer trimestre de este año. Los dos sectores con mayor peso fueron la industria manufacturera, que registró un valor agregado bruto de $ 1,15 billones y el comercio mayorista, minorista y reparaciones, por $ 1 billón.


Los precios implícitos del PBI se desaceleraron en el tercer trimestre: mientras que entre abril-junio se expandieron a un 45,9% en la variación interanual, entre julio y septiembre lo hicieron a un 40,2%. Los precios contenidos dentro de la evolución del consumo privado (más cercanos a un indicador de IPC) aumentaron un 41,7%.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Roberto Luis Quintela
Roberto Luis Quintela 23/12/2016 07:01:38

El plan económico es inconsistente, genera recurrente déficit fiscal, contracción del consumo y la actividad económica, junto a un endeudamiento externo creciente en forma exponencial. Un dislate total.