U$D

MIÉRCOLES 22/05/2019

El PBI per cápita cayó 3,3% en 2018 y prevén que siga cayendo en 2019

Este año bajaría a u$s 9400, según Econométrica. El PBI por habitante acumula una década perdida, ya que cayó 8,3% desde 2011.

El PBI per cápita cayó 3,3% en 2018 y prevén que siga cayendo en 2019

En 2018, después de un año con un fuerte salto cambiario y caída de 2,3% del PBI, el ingreso per cápita habrá caído 3,3% a precios constantes, según Econométrica. Se trata de u$s 10.800 por persona, medido en dólares.

“En 2019 va a ser menor el PBI, pero sin atraso cambiario”, dijo Ramiro Castiñeira, economista de la consultora.

Según sus datos, este año el PBI per habitante habrá retrocedido a los u$s 9400 debido a que la economía caerá 0,3%.

“Es el mismo PBI per cápita previo al cepo cambiario”, dijo Castiñeira. “Con el gradualismo se salió del cepo cambiario, pero no del atraso cambiario”, agregó, lo que derivó el año pasado en un salto cambiario superior al 100% y una pérdida de riqueza para las personas.

Así, el PBI entre 2011 y 2018 habrá avanzado sólo 0,1%, y el PBI por habitante terminó el año pasado 7,2% abajo del nivel de 2011.

Al incluir las estimaciones para este año, entre 2011 y 2019 el PBI habrá caído 0,2%. Y el PBI per cápita habrá acumulado una caída de 8,3% desde entonces.

El bienestar es el mismo que hace diez años, no creció nada. Son diez años perdidos”, coincidió Melisa Sala, economista de LCG. “En términos reales, sin efecto precio, la cantidad de bienes y servicios es la misma que produjimos hace diez años”, explicó.

Se debe 100% a la volatilidad o a la falta de crecimiento económico. Que un año se crece y el otro no te da crecimiento cero, cuando la población crece a un ritmo constante: más gente para la cual lo que se produce alcanza menos o igual”, explicó Sala.

El PBI desde 2011 se estancó porque el crecimiento se da en forma de serrucho. En tanto, la población bajó su ritmo de crecimiento del 1,1 al 1%, pero el efecto sigue siendo el reparto de un PBI estancado sobre una población creciente.

Durante el cepo cambiario, la brecha entre el tipo de cambio oficial y el de mercado inflaba el PBI per cápita entre 3000 y 4000 dólares, al medirlo en moneda dura, según Econométrica.

Pero durante el gobierno de Cambiemos, el crecimiento de 2017 –cuando el PBI per cápita en dólares alcanzó los u$s 14.500- no compensó la caída de 2016 y 2018. Y se profundizará este año.

Con todo, pese a la caída del PBI per cápita, el atraso cambiario hizo consumir a los argentinos como si tuvieran un ingreso en dólares superior al real.

El dólar atrasado infla el PBI per cápita y hace creer que se tiene un mayor poder de compra del que es sostenible. El dólar atrasado incita a gastar más de lo que se produce y genera un déficit externo significativo. No se equilibra la oferta y la demanda. Y da la sensación de ser más ricos de lo que somos”, dijo Castiñeira.

Hasta que el mercado hizo el ajuste cambiario que redujo el déficit de cuenta corriente con la consiguiente caída de la riqueza.

La devaluación produce efectos riqueza porque el precio de los activos pudo haber caído. El que tenía pesos es más pobre y el que tenía dólares no porque tiene más pesos para comprar más cosas. La devaluación produce efectos distributivos importantes”, dijo Juan Luis Bour, director de FIEL.

Para Castiñeira, el dólar en los 90 valía unos $ 21 de hoy y durante el gradualismo que aplicó Cambiemos valía $ 27, para luego saltar a $ 38 con el programa del FMI y altas tasas de interés.

“El problema es que Argentina acumula ocho años de estancamiento económico. Una economía débil debilita su moneda y lo que hicimos fue apreciar el dólar. Con Cambiemos, se salió del cepo cambiario pero no del atraso cambiario, lo que hizo es que el déficit de cuenta corriente alcanzara 5 puntos del PBI, dimensiones grandes para una economía que no crece. Cuando estás en atraso cambiario, estás dando mayor precio a tu productividad. Es la época del dólar barato”, explicó Castiñeira.

Comentarios1
Mauricio Barahona
Mauricio Barahona 15/03/2019 05:30:04

Cuando mis vecinos van a ponerse serios y gastar solo lo que producen. No hay alguien que lidere una sanidad económica que restaure la verdad? Lamentablemente van directo a un colapso económico y social muy difícil de revertir.

Más notas de tu interés

Shopping