Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Impuesto a las Ganancias se corrige aceptando a la inflación

La semana próxima operan vencimientos de Ganancias

La semana próxima operan vencimientos de Ganancias

Sin buscar respuestas mágicas ni frotando la lámpara, la solución para Ganancias está escrita en el artículo 25 de la propia ley del impuesto (20.628). Esa norma, todavía vigente pero sin aplicación debido a la ley 24.073 (de la época de la convertibilidad) y por la ley de emergencia (25.561), ordena que los tramos de las escalas de la tabla que se utilizan para determinar el impuesto tienen que actualizarse utilizándose el índice de precios mayoristas, que difunde el Instituto de Estadísticas y Censos (INDEC).

La variación que tuvo ese índice, desde el año 2002 a la actualidad, fue de aproximadamente 860%, dato oficial que surge del propio Instituto. Durante toda la década pasada se omitió realizar este ajuste, como ocurrió en los otros mínimos y las deducciones impositivas.

Las deducciones personales (mínimo no imponible, deducción especial y las cargas de familia) tuvieron incrementos discrecionales y arbitrarios que fueron establecidos, hasta el año 2011, incorporándose en las leyes de presupuesto de cada año un artículo por el que se facultaba al Poder Ejecutivo a modificar sus montos topes anuales.

De esta forma, con esa herramienta, en cada año el gobierno fijaba los aumentos, mezclándose esos porcentajes de incrementos con las negociaciones salariales que se realizaban entre los gremios y los empresarios. Y así se producía una puja, en la que el Estado no estaba ausente, porque una vez aprobado un porcentaje de aumento en los sueldos, parte de esa mejora se la quedaba el Fisco. Incluso, en el año 2008, se omitió agregar el artículo de delegación de facultades en la ley de presupuesto, sin embargo el Poder Ejecutivo emitió el decreto 1426, modificando los importes a pesar de no tener facultad delegada por el Congreso para poder hacerlo. Pero, a pesar de lo que establezca la Constitución, pareciera que ese era un tema menor; nuestra ley principal establece que los impuestos tienen que ser establecidos y modificados sólo por ley.

Más tarde, en el año 2011,  para no “olvidarse” de delegar las facultades en la ley de presupuesto de cada año, nació la idea de dar esa autorización definitivamente para que el Poder Ejecutivo, en función de “mejorar la política salarial” pueda hacer la modificación –cuando le plazca- a través de un simple decreto. Y esta herramienta (ley 26.731), que significaba una deformación de lo que establece nuestra Constitución, fue utilizada durante varios años, incluso por este gobierno al emitir el decreto que exceptuó del impuesto al segundo aguinaldo del 2015 y cuando modificó las deducciones personales para este año. Sin embargo, esa práctica de “toquetear” las normas, también se puso de manifiesto en el año 2004, cuando el Ministerio de Trabajo reemplazó la Resolución 930 por la 436, incrementándose la tasa máxima que se autorizaba a descontar de los recibos de sueldos de los trabajadores, por cuestiones impositivas y previsionales, pasando del 30% al 55%. De esta manera, se comenzó a ingresar a un área peligrosa de confiscación de los sueldos, ya que más de la mitad de lo que cobraba un trabajador podía ser descontado de su sueldo por el Estado. Pero en los últimos 15 años las escalas no se tocaron, siguen igual desde el año 1999.  

Qué hubiera pasado en la escala si se aplicaba la ley:

Recalculando la evolución del impuesto, según lo que establece la ley 20.628 en su artículo 25, incorporando en las escalas la inflación producida en los índices de precios mayoristas, nivel general,  del 860%, ocurrida desde el año 2002 a la actualidad, los tramos de ingresos netos estarían definidos de esta manera: (Estos tramos surgen como resultado de restarle al total de los sueldos netos anuales, todas las deducciones personales y generales que autoriza la ley). El primer escalón de la tasa mínima del 9% hoy llega hasta $ 10.000. Con la inflación que ordena la ley ahora llegaría hasta $ 96.000. El proyecto que envió el Poder Ejecutivo al Congreso es inferior, ya que ofrece llevar ese primer tramo a $ 61.000, para el año 2017. Y a pesar de que ahora se planee disminuir la tasa al 5%, la actualización que se promete, como se puede ver, es insuficiente porque está por debajo de lo que hubiera hecho la ley. De la misma manera hubiera ocurrido con los tramos siguientes, por ejemplo la tasa máxima del 35%, que hoy la pagan los que superan de ingresos anuales netos de las deducciones $ 120.000, la pagarían según la ley sólo los que superan $ 1.152.000. Con el proyecto que mandó el Ejecutivo la pagarían los niveles que superen $ 426.000; importe notoriamente inferior al que hubiera determinado el ajuste por aplicación de la ley.

En el capítulo de las deducciones personales, actualmente paga impuesto un trabajador soltero que supera $ 18.880 mensuales, y en los casos de familia tipo (casado con dos hijos) los que superan $ 21.940.

Ahora el proyecto enviado al Congreso por el Ejecutivo propone elevar esos valores a $ 21.713 y $ 25.332, respectivamente. El incremento que se daría es del 15%, que es inferior a la inflación del 17% prevista en el proyecto de presupuesto para el año que viene. El resultado es ir nuevamente por detrás de la inflación. Este rubro es el menos afectado por la falta de actualización.

Las otras deducciones generales que permite descontar la ley tampoco han variado en todos estos años y al respecto no existe nada en el proyecto del Ejecutivo. Los límites de los intereses hipotecarios siguen en $ 20.000; la deducción de gastos de sepelio y de seguro de vida se mantienen en $ 996,23. De haberse aplicado el ajuste esos montos se deberían incrementar en un 860%.

De la misma manera que pasó con todos los demás tributos, el Impuesto a las Ganancias no es una excepción ya que la inflación hizo de las suyas en todas las variables de la economía.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Leonardo Fedre
Leonardo Fedre 29/11/2016 04:44:03

LO QUE SE LOGRA CON ESTE IMPUESTO CONFISCATORIO ES QUE LOS TRABAJADORES MAS CALIFICADOS EMIGREN DEL PAIS Y SOLO FOMENTAR MANTENER VAGOS QUE NO TRABAJAN... MANTENER MAS APARATO ESTATAL INEFICIENTE

jesus jose fava
jesus jose fava 29/11/2016 11:01:22

Todos los asesores de ambas cámaras, una verdadera locura!!!

Alberto Facone
Alberto Facone 29/11/2016 10:33:17

Si hay una ley que dice que se tiene que tomar la inflación por que no se cumple algún abogado tributarista debería tomar cartas en este tema es muy injusto como se trata el trabajador