El IPA pide repensar las relaciones laborales

Es para que las Pymes industriales puedan contratar y los trabajadores tengan más derechos.

Las fábricas Pymes del país necesitarán equidad en las condiciones de contratación para iniciar un camino de reactivación en el empleo. Una readecuación laboral no es perjudicial para los trabajadores ya que en la actualidad rige una ley que no contempla beneficios para trabajadores ni condiciones para contratar a los empleadores, y  como consecuencia existen más de 3 millones de argentinos que están desamparados en la informalidad.

Las Pymes necesitamos tener una reestructuración laboral porque existen situaciones de inequidad que perjudican tanto a las fábricas como a los trabajadores, ya que es muy alto el riesgo y los costos de contratación en la actualidad, lo que incrementó la informalidad con los perjuicios enormes que le genera a un empleado.

La gran cantidad de trabajo no registrado que existe en el país genera una fuerte desigualdad que le prohíbe a los empleados en negro tener su obra social y realizar sus aportes al sistema jubilatorio, con los perjuicios que eso genera en los trabajadores y también al Estado y los sindicatos, que ven mermados sus ingresos.

No hay que tenerle miedo al debate de las condiciones laborales actuales, que se realice para lograr un consenso, sostengo que los próximos años serán un desafío para toda la sociedad porque estará en juego la capacidad de lograr puntos de acuerdo que permitan superar una coyuntura económica muy compleja para todos los argentinos.

Descarto una iniciativa que les quite derechos a los trabajadores o que busque depreciar los salarios. Sostengo que los costos más perjudiciales para las Pymes industriales son los extra salariales, que no ayudan al bolsillo de los empleados y que sólo le quitan competitividad a las fábricas, en momentos en que es necesario tener fortaleza para salir al mundo a conseguir las divisas que el país necesita para afrontar sus obligaciones financieras.

Tenemos varios desafíos pero sin dudas que el central es bajar los costos y generar empleo, y para eso necesitamos leyes modernas, que se adapten a las condiciones del mundo, pero sin que los trabajadores pierdan sus beneficios. Además habría que encarar un gran desafío para los empresarios, los sindicatos y el Gobierno de animarse a encontrar salidas a los problemas en un eje que es central en la economía.

Hay que dejar de lado los preconceptos ideológicos al momento de tratar los problemas de fondo en concepto laboral, ya que de hecho existe una mirada muy común entre los sectores porque nadie pide una caída de los salarios en dólares sino un fortalecimiento del poder adquisitivo para generar mayor consumo junto con beneficios equitativos para las fábricas Pymes que son las que deberán generar exportaciones para el ingreso de divisas y una consecuente suba en la oferta de empleo.

Para exportar tenemos que ser competitivos, pero no buscamos que bajen los costos salariales sino los laborales, que se incrementan con impuestos y costos especulativos relacionados a la industria del juicio.

Es necesaria la sanción de leyes adicionales a la ley de ART para que generen estabilidad en las fábricas y restablecer para las Pymes industriales los costos de los seguros de riesgos de trabajo, porque en la actualidad muchas pagan un 8 o 10 por ciento más sobre la masa salarial, lo que genera un costo abusivo.                                                                              

Tags relacionados