Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Gobierno y la ejecución del gasto: cómo finalizarán las cuentas en 2016

Sobre el cierre del año, el Gobierno comenzó a acelerar las partidas que en el primer semestre mostraron una pobre variación. Los economistas advierten que la política fiscal no luce sostenible en el tiempo.

El Gobierno y la ejecución del gasto: cómo finalizarán las cuentas en 2016

Sobre el cierre del año, el Gobierno comenzó a acelerar la ejecución del gasto público y en octubre registró un fuerte crecimiento en comparación con meses anteriores.

El gasto total devengado creció 67,8% en octubre en comparación interanual, experimentando una fuerte aceleración respecto de septiembre cuando registró un alza de 48,2%, agosto 30,1% y julio 21,8%.

En tanto, el gasto primario devengado se expandió 53,1% en octubre, registrando una aceleración con relación a los últimos tres meses que fue de 45%, 31,8% y 22,4% respectivamente, detalla un informe de la consultora FyEConsult.

El crecimiento del gasto primario observado en octubre obedeció a las mayores erogaciones en seguridad interior (55,4%), subsidios energéticos (135,8%), planes sociales (54,9%), jubilaciones (53,5%), y transferencias a provincias.

Para el economista Hernán Hirsch “con esta dinámica y dada la decisión del Gobierno de mantener una política fiscal de gasto público con sesgo expansivo,  el resultado fiscal del Sector Público Nacional estará finalizando el año 2016 con un déficit primario (sin rentas) de $ 381.000 millones, equivalente a 4,7% del PBI, porcentaje que implicará un aumento con relación a 2015”.

Otro punto clave será el desequilibrio financiero (sin rentas) de $ 582.000 millones, equivalente a 7,2% del PBI, el cual registrará un deterioro respecto de 2015, cuando fue de 6,1% del PBI.

“Este año el Gobierno redujo el gasto público en poco más de 1% del PBI, pero también contrajo los impuestos (retenciones y ganancias) casi en igual proporción, lo que llevó a reducir el tamaño del Estado y la presión tributaria, pero no el déficit fiscal consolidado que nuevamente cierra en 7% del PBI (USD 40 mil millones)”, sostuvo Ramiro Castiñeira de la consultora Econométrica.

El pasado martes, en el cierre de la jornada de cierre de la 22° Conferencia Industrial Argentina, el presidente Mauricio Macri resaltó que el año próximo deberá evaluar cuáles son los recortes que hará para reducir el déficit.

“Endeudarse permanentemente para sostener un déficit fiscal es muy malo, como la inflación, pero también hay que decir qué vamos a recortar. Esa es la discusión que comienza en 2017. Necesitamos fortaleza interior y no estar sujetos a los cambios que suceden en el mundo. Y la única manera es estar equilibrados y hoy no lo estamos”, sostuvo ante los empresarios.

Provincias

Si se incluye el déficit estimado para el conjunto de las Provincias, el resultado consolidado entre el Gobierno Nacional y Provincial estará terminando el presente año con un déficit primario (sin rentas) equivalente a 5,6% del PBI y un desequilibrio financiero (sin rentas) de 8,5% del PBI.

Finalmente, destacan desde FyEConsult, incorporando el resultado cuasifiscal del Banco Central (suponiendo un dólar para fin de año en torno a $ 15.6), el desequilibrio financiero totalizará 8,1% del PBI, contra el 4,5% del año anterior.

“Naturalmente, esta estrategia y dinámica de política económica y política fiscal no lucen sostenibles en el tiempo. Menos aún, para países emergentes, de baja calidad crediticia”, finalizó Hirsch.