Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Gobierno y Urtubey insistieron con la opción del veto para la doble indemnización

A un día de que Diputados trate la ley antidespidos, el gobernador peronista Juan Manuel Urtubey lanzó un guiño al oficialismo y dijo que si fuera presidente vetaría el proyecto de emergencia ocupacional. El mandatario salteño tuvo el respaldo de su par de Mendoza, Alfredo Cornejo, quien reclamó más reducción del gasto público, durante el 33º Congreso del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) en el hotel Sheraton Retiro.
A pesar de que su hermano, el senador Rodolfo Urtubey, votara a favor de la ley antidespidos, el gobernador salteño instó a "sacarle dramatismo" al eventual veto que planea Macri. "Es una herramienta constitucional", defendió Urtubey, quien además dijo que también rechazaría el proyecto si fuera presidente. En ese momento, alrededor de 200 ejecutivos de finanzas aplaudieron al gobernador. Usó los mismos argumentos del Presidente: "Si pudiéramos modificar la realidad por ley, mañana prohibiríamos la infelicidad".
También mostró distancia con el kirchnerismo que impulsó la ley antidespidos. "Hay sectores que promueven la ley porque es políticamente correcto. Es una mayoría circunstancial", aseveró.
Por su parte, el radical Cornejo, aliado del Gobierno, reclamó un "acuerdo político-social". "Necesitamos un consenso para que salgamos del populismo, del exceso de gasto público para explicar a ciudadanos que ese modelo no se puede sostener", sostuvo. El gobernador de Mendoza, de buen vínculo con el Presidente, reclamó ante ejecutivos que "empresarios, gremios y oposición salgan a justificar las medidas para reducir el gasto público".
Abrió el Congreso el jefe de Gabinete, Marcos Peña quien aprovechó el escenario para pedir a los ejecutivos "un poquito de confianza" a pesar de que "hay voces que dicen que el país no tiene arreglo". Al retirarse, reiteró a los periodistas que si la ley antidespidos "sale como está, va a haber veto" del Presidente.