Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Gobierno tentó a empresas francesas a invertir, pero por ahora recibió solo promesas

En un evento realizado en Cancillería, Cabrera, Aranguren y Cano les mostraron las oportunidades de negocios. Luego almorzaron en la sede de la Embajada

El Gobierno tentó a empresas francesas a invertir, pero por ahora recibió solo promesas

La impronta más aperturista del Gobierno de Mauricio Macri y la decisión del presidente francés François Hollande de mostrarse como un aliado de la actual administración despertó un fuerte entusiasmo en las empresas francesas para invertir en la Argentina y de los funcionarios, para "vender" las oportunidades de negocios que existen en el país.


Más de unos 50 hombres de negocios del país europeo acompañaron a Hollande en la gira por el país y recibieron con gran optimismo el renovado clima político y económico. El potencial de una nueva relación bilateral fue analizado por funcionarios y empresarios de los dos países en el Encuentro Empresarial Franco Argentino, que se realizó en el Palacio San Martín. Como anfitriona, la canciller Susana Malcorra abrió el evento, y luego siguieron las palabras de los ministros de Producción, Francisco Cabrera, y de Energía, Juan José Aranguren. El primero expuso las nuevas reglas de juego de la actual gestión, mientras que el ex titular de Shell mostró las oportunidades de inversión que la Argentina necesita en cada una de las áreas que él maneja y cuánto se requiere para cada sector. También habló José Cano, encargado del "Plan Belgrano".


"El Gobierno explicó las reformas que están en curso y las ventajas de invertir en la Argentina. La exposición de Aranguren fue muy concreta y clara", manifestó el presidente de la Cámara de Comercio e Industria Franco Argentina (Ccifa), Jean-Edouard De Rochebouet. Sin embargo, el empresario vitivinícola aclaró que "todo eso no cambia rápido. Se está generando un clima de negocios muy bueno, pero es temprano para anticipar inversiones. En Europa tienen una visión vieja; por eso es bueno explicar los cambios".


La delegación empresaria estaba compuesta por compañías que ya están en la Argentina, pero también por otras que nunca habían visitado el país. Fuentes cercanas a la delegación aseguraron que, "si todo marcha bien, algunas firmas que se fueron podrían volver". Y las que están presentes, concretar mayores inversiones. "Este año, el 70% de las ventas va a ser de productos fabricados localmente, pero lo que más le interesa a la compañía son las marcas y productos que puede lanzar y que estaban frenados porque teníamos un cupo para importar", señaló Pablo Sánchez Liste, de Loreal, quien asistió a los eventos junto al CEO del grupo, Marcelo Zimet.


Del encuentro en Cancillería participó, por el gobierno francés, el secretario de Comercio Exterior, Matthías Fekl, quien adelantó que la agencia de inversiones francesa –organismo público– reactivará sus líneas de crédito para que firmas de su país inviertan en la Argentina. Además, una vez resuelto el acuerdo con los holdouts, podrían volver a asegurarse las exportaciones.


Los empresarios también compartieron con sus pares argentinos y un grupo de funcionarios un almuerzo en la sede de la Embajada de Francia en el país. Participaron unas 120 personas y allí el mensaje de Hollande fue muy similar al que dejó explícito tras su reunión con Macri. Habló de la importancia de que Francia participe de la vuelta de página que da la Argentina y que hay muchas oportunidades de inversión. También enfatizó que así como colaboró para arreglar la deuda con el Club de París, también hará lo propio para que el país obtenga financiamiento internacional.


"A nivel económico, si se logra establecer un sistema que incluya estabilidad de precios, seguridad jurídica en contratos e inversiones y repatriación de dividendos, entre otros, la Argentina podría duplicar el nivel actual del inversiones de Francia, que hoy ascienden a u$s 2.300 millones, en un horizonte de 2-3 años. Mientras, la cooperación científico-tecnológica aplicada al sector productivo será el paso intermedio para alcanzar ese nuevo nivel de inversión", aseguró Marcelo Scaglione, coordinador de la Escuela Nacional de Administración (ENA) de Francia y uno de los organizadores de la visita de Hollande.