Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Gobierno restringe más el juego y prohibe cajeros automáticos en las salas

La medida de Lotería Nacional apunta a los 18 cajeros que hay en el Casino y el Hipódromo. La medida impacta sobre Cristóbal López, a quien le clausuraron slots hace tres semanas

El Casino de Puerto Madero será uno de los afectados por la medida

El Casino de Puerto Madero será uno de los afectados por la medida

El presidente Mauricio Macri dio otra puntada que restringe el juego en la Ciudad. En esa línea, Lotería Nacional decidió ayer que prohibirá los 8 cajeros automáticos que funcionan dentro del Casino de Puerto Madero y las 10 máquinas expendedoras ubicadas entre más de 4500 slots en el Hipódromo de Palermo.

En lo formal, la medida apunta a combatir la adicción al juego. Según pudo averiguar El Cronista, la resolución prohibirá también que haya cajeros a menos de 200 metros de las salas de juego. Hoy, el Casino de Puerto Madero (abierto las 24 horas) cuenta con ocho cajeros en total: dos junto a la puerta de entrada y otros seis repartidos en los tres pisos del barco flotante.
Esta iniciativa va en línea con una ley que aprobó la Legislatura porteña en 2011.

De a poco, Macri busca que el empresario Cristóbal López, quien controla el Casino de Puerto Madero con la compañía Cirsa, y el Hipódromo de Palermo, con Federico de Achával, se adapte a las reglas de la Ciudad. Es que el Presidente tiene previsto "admitir" en breve que la competencia del juego pertenece a la Capital.

En el Gobierno dan por descontado que la prohibición de cajeros automáticos será apelada por los empresarios en la justicia. En los tribunales, los concesionarios resistieron, por ejemplo, pagarle el 12% de ingresos brutos a la Ciudad, según denunció Macri durante su gestión como jefe de Gobierno porteño. Los operadores resistían bajo el argumento de que el juego no se rige por leyes locales, sino nacionales, y contaban con el aval de Lotería, bajo la administración K. Pero con el cambio de gobierno, el organismo nacional que dirige Tomás Elizalde ahora está alineado a Macri.

Esta medida es una más de las que tomó el Gobierno para restringir el juego. El 3 de mayo pasado Lotería Nacional clausuró 94 máquinas tragamonedas del Hipódromo de Palermo y 88 de los barcos casino de Puerto Madero porque no cumplían con los requisitos de seguridad. Esa fue la primera vez que el organismo encabezó una inspección en más de una década.
A su vez, la última semana de abril, los cinco bingos porteños cerraron sus puertas. Lotería Nacional dejó caducar las licencias, a pesar de que hasta ahora venían funcionando gracias a medidas cautelares .

En paralelo al Gobierno Nacional, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ayer avanzó sobre el Hipódromo de Palermo. Es que la Agencia Gubernamental de Control (AGC) notificó ayer a los locales ubicados en el predio de Palermo, que no están vinculados al juego, que dentro de una semana realizarán una exhaustiva inspección.

El ente de control visitó los locales de comida que rodean al Hipódromo y entregó un listado de requerimientos en relación a la seguridad como el control de matafuegos y verificar las salidas de emergencia. Esta es la primera vez que la AGC logra inspeccionar los predios de Palermo. Para eso, hizo falta que el procurador general porteño, Gabriel Astarloa, dictamine que el ente tiene "poder de policía" sobre los locales ubicados en la Ciudad, a pesar de que estén ubicados sobre terreno federal.

Este es uno de los pasos previos que quiere solucionar Macri antes de "admitir" que el juego es competencia de la Ciudad. El Presidente tiene pensado tomar esa iniciativa en las próximas semanas y desde ese momento Rodríguez Larreta espera cobrar el 12% de ingresos brutos del casino y del Hipódromo, que en 2015 representó $ 600 millones.

En cambio, por ahora, el Presidente no piensa hacer caer ni transferir las concesiones a la Ciudad. Así que por el momento el canon por la operación, que el último año sumó $ 1800 millones, seguirá aportando al Ministerio de Desarrollo Social, a Lotería Nacional y a la Ciudad, entre otros.