El Gobierno reprochó la reaparición de Macri en escena y le cargó responsabilidad en la crisis

Consideró que el expresidente es un "negador de la realidad", pese a la autocrítica improvisada en la entrevista concedida tras las movilizaciones opositoras.  Fernández lo acusó de "olvidarse de la gente".

La reaparición del expresidente Mauricio Macri, con una entrevista concedida la misma tarde en que la oposición fogoneó multitudinarias manifestaciones contarias al Gobierno, provocó una cerrada reacción en las fuerzas del oficialismo, que buscaron mellar su figura y endilgarle buena parte de la responsabilidad en la crisis económica que se cierne sobre la Argentina, acentuada por pandemia de coronavirus

Macri rompió el lunes el siilencio recibiendo al periodista Joaquín Moralés Solá en su casa. Celebró la movilización contra la gestión de Alberto Fernández, a las que definió como "absolutamente espontáneas"; ensayó una autocrítica de su gestión al considerar que generó "una expectativa" para la cual no estuvo "a la altura", y reconoció que su administración perdió el rumbo luego de aprobar la reforma previsional en diciembre de 2017.

El exmandatario, uno de los líderes de Juntos por el Cambio, dijo sentirse "perseguido" en el frente judicial por el oficialismo y consideró que el peronismo "está secuestrado hace diez años por Cristina Kirchner". También cargó contra el "impuesto a los ricos" que el oficialismo busca convertir en ley bajo el rótulo de "Aporte Extraordinario Solidario"; el DNU que declaró servicio esencial las telecomunicaciones y fijó tarifas para los servicios de telefonía e Internet, y la continuidad del aislamento como forma de detener la propagación del Covid. "Esta cuarentena tiene que parar", exigió.

"La vicepresidenta tiene una agenda propia, con sus problemas, busca bloquear, dominar y someter a la Justicia. Está intentando eso con ferocidad y la gente en la calle pide que los jueces se mantengan firmes, dignos, defendiendo la ley y la independencia"

— Mauricio Macri (@mauriciomacri) October 13, 2020

El jefe de gabinete, Santiago Cafiero,  marcó la cancha temprano en la mañana al evaluar que Macri "no hace ni una sola autocrítica del desastre que fue su gobierno" y estimó que él "no acepta que el Frente de Todos se haya unido en la diversidad para derrotarlo", y lo definió como "un negador de la realidad" que "enoja y desanima más a la gente que está enojada y desanimada". También lo acusó de "desfinanciar el sistema de salud pública" y hacer crecer la pobreza y la desocupación, sin intervención de pandemias.

Más tarde, Fernández le respondió a Macri al presidir un anuncio de inversión por u$s 700 millones a cargo de la refinadora Raízen, licenciataria de las naftas Shell en el país. Aseguró que los "últimos cuatro años son inexplicables" porque representan "un tiempo en el que el Gobierno se olvidó de la gente", en referencia a la gestión de su predecesor.

A su vez, el jefe de Estado dijo que "durante aquellos años la mentira fue una constante, con presupuestos que se presentaron y se alteraron totalmente siete días después y planes cambiarios que estallaron a los cinco días".

A nivel partidario, el Partido Justicialista también refutó al fundador y referente del PRO, al que definió como "contradictorio y negador de la realidad". Lo acusó de "nunca hacerse cargo de nada" y ser "un violador serial de la Constitución nacional desde el mismo inicio de su gobierno al designar dos jueces de la Corte Suprema por decreto" y propiciar "la manipulación de jueces a su antojo, la persecución de opositores y el uso de operaciones de espionaje para perseguir a periodistas y dirigentes".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios