LOS MÉDICOS DE LA PRESIDENTA DICEN QUE ES UN CASO DE FALSO POSITIVO, QUE SE DA EN UN 2%

El Gobierno ratificó el diagnóstico de cáncer y justificó cirugía de Cristina

La Unidad Médica Presidencial avaló a los especialistas que hicieron el estudio inicial. En la cirugía se halló un tercer nódulo que hizo inevitable la extracción de la tiroides

La Presidenta Cristina Kirchner ya está en la Quinta de Olivos recuperándose de la intervención quirúrgica en la que se le extirpó la glándula tiroides. Pero la falta de información precisa en la difusión del cambio de diagnóstico, que afirma que la mandataria no tiene cáncer sino nódulos benignos, desató una polémica y un sin fin de suspicacias y versiones cruzadas que obligaron al Gobierno a difundir la primera biopsia en la que se habla de carcinoma papilar. Y aseguraron que el caso de la mandataria se trató de un falso positivo.
Cristina se retiró de alta del Hospital Austral antes de ayer cerca del mediodía. Un rato antes, el doctor Pedro Saco (médico que encabezó el equipo que la intervino) le comunicaban que las biopsias finales dieron que no eran nódulos cancerígenos. El estudio histopatológico definitivo constató la presencia de nódulos en ambos lóbulos de la glándula tiroides, pero descartó la presencia de células cancerígenas, modificando el diagnóstico inicial, decía el parte oficial, que fue leído por el secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro, 20 minutos antes de que CFK abordara el helicóptero que la traslado hasta la Quinta de Olivos.
Así se daba a conocer que los estudios finales tras la tiroidectomia eran distintos a lo que habían arrojado las punciones realizadas con anterioridad.
La novedad era que además de los dos nódulos en el lóbulo derecho, a la mandataria también le hallaron un tercero, mucho más chico y benigno, en el lóbulo izquierdo. Fue en el momento de la intervención que los profesionales se encontraron con este cuadro. Así y todo, los patólogos que forman parte del equipo de Saco trabajaron a contra reloj para tener el diagnóstico final cuánto antes. Por eso, la mandataria y sus círculo familiar se enteraron de que no había células cancerígenas.
A pesar de la buena noticia, el parte oficial nunca explicó que el caso de la mandataria era lo que se denomina un falso positivo, que se da tan sólo en un 2% de los pacientes.
Ante las repercusiones en la prensa, el humor presidencial varió e hizo que ayer la Unidad Médica presidencial emitiera un nuevo comunicado, esta vez, difundiendo el facsímil con los resultados de la primera punción realizada en Diagnóstico Maipú. Ese estudio daba que la citología de uno de los nódulos hallados en el lóbulo derecho era compatible con bocio (así también dio el estudio final tras la operación), mientras que el otro era compatible con carcinoma papilar de células foliculares. Fuentes del entorno presidencial precisaron que los patólogos del equipo de Saco también hicieron los estudios previos antes de decidir la intervención presidencial. Luego de la operación, el diagnóstico final sobre el nódulo que parecía compatible con células cancerígenas arrojo que eran adenomas foliculares. Las fuentes aseguraron que este resultado se trató de lo que se llama un falso positivo, y que ni la presidenta ni sus médicos desconfiaron de la calidad profesional de los estudios realizados con anterioridad.
Ante las malintencionadas publicaciones del diario Clarín del día de hoy (por su edición de ayer) en sus páginas 3 y 4, poniendo en duda el contenido de los estudios histopatológicos del Centro Diagnóstico Maipú, la Unidad Médica Presidencial se ve en la obligación de dar a conocer el diagnostico consignado el 22 de diciembre de 2011 pasado, dice el comunicado oficial.