Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Gobierno prevé otorgar el plus a estatales en enero como suma a cuenta de paritarias

Buscan que un acuerdo con los empleados estatales nacionales no complique las metas fiscales. Y prevén que la inflación no superará el 1,5% mensual en el segundo semestre

El Gobierno prevé otorgar el plus a estatales en enero como suma a cuenta de paritarias

Con la satisfacción de haber superado exitosamente la primera reunión de la mesa de diálogo llevada a cabo con empresarios y gremios, el Gobierno hace cuentas para cerrar un 2016 sin conflictos e impulsar el despegue de la economía el año próximo.


Luego del compromiso suscripto hace 48 horas por el sector privado para el otorgamiento de un plus salarial a los trabajadores que compense la pérdida de poder adquisitivo en el año por el impacto de la inflación, en la Casa Rosada se abocaron a la tarea de sellar un acuerdo similar con los sindicatos de empleados estatales nacionales, sin complicar las metas fiscales, de manera tal de generar la previsibilidad que requiere la economía para atraer inversiones.


Más allá de la discusión en torno al monto del bono, cuya base se estableció en $ 2000 a la hora de la firma del acta-acuerdo con las cámaras empresariales y la CGT, la intención de los funcionarios es que el déficit primario no supere el 4,8% del PBI en 2016, por lo que prevén concretar el pago en enero próximo y establecerlo como suma a cuenta de las paritarias que deberán retomar a mediados de año. Así lo reveló a El Cronista uno de los funcionarios más cercanos al presidente Mauricio Macri, al tiempo que destacó con el plus compensatorio, el índice de precios al consumidor controlado y el mercado laboral en vías de recuperación, esperan arrancar un 2017 con el escenario allanado para establecer las negociaciones salariales en función de la inflación de 17% prevista en el proyecto de Presupuesto e impulsar una mayor productividad de los diferentes sectores.


Para sostener esa visión, destacó que tras una primera mitad de año con una inflación en torno al 25%, el último semestre mostrará una suba no mayor al 1,5% mensual. Y que la próxima semana se conocerán datos laborales que se exhibirán un incremento de 22.000 empleados registrados en el sector privado durante el mes de agosto. El dato marcará un quiebre en la curva descendente de los meses previos y en la administración nacional se esperanzan en que signifique el punto de partida para un crecimiento que, a fin de año, devuelva el nivel de empleo formal a la cifra de aproximadamente 6.240.000 trabajadores registrada en enero último, y que genere 800.000 puestos laborales al término de la gestión.


En esa línea, consideran que avanzar en un blindaje a los despidos por 90 días, como pide la CGT, implicaría también frenar la creación de empleo por tres meses. "Ni por ley ni por decreto", dijo ayer al respecto el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana en declaraciones a radio La Red, y destacó que "esas herramientas producen un efecto totalmente contrario ya que actúan generando una situación de pánico que no se condice con la realidad, porque desde enero pasado el empleo se está recuperando".


En el Gobierno consideran que tras la recomposición de salarios y empleo, se producirá una reactivación del consumo que también estará empujada por el otorgamiento de créditos a tasas más bajas que las actuales. En ese sentido, anticiparon que tras la exitosa colocación de bonos en pesos a 10 años y al 15,5%, en poco tiempo las entidades financieras saldrán a otorgar préstamos a tasa fija en torno al 20% y estiman que también caerá la tasa que se cobra por los descuentos de cheques.


Por lo pronto, mantienen la mira puesta en la avidez del mercado de capitales por la deuda argentina y prevén que el escenario se mantendrá el año próximo, cuando saldrán a renovar los vencimientos, 80% de los cuales corresponden a emisiones de la gestión anterior. Y rechazan la posibilidad de ceder al reclamo provincial de coparticipación del impuesto al cheque, para que el rojo fiscal 2017 no supere la meta de 4,2%, inclusive si eso implica tener que gobernar con el presupuesto de este año.