Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Gobierno planea dejar de subsidiar el petróleo para mediados del año próximo

El lunes habrá una nueva reunión entre el ministro Aranguren y las petroleras donde ya habría consenso para ajustar el precio del barril local con el valor internacional

Los trabajadores petroleros están en alerta por la caída del 'barril criollo'

Los trabajadores petroleros están en alerta por la caída del 'barril criollo'

El precio subsidiado del barril de producción local podría empezar a tener una carrera descendente a partir de enero de 2017 para terminar desapareciendo a mediados de año para igualar el valor de la producción argentina con la internacional.

El próximo lunes se podría terminar de acordar el camino que se seguirá para alcanzar un nuevo valor para la producción argentina de petróleo tanto en su versión Medanito (liviano) cotiza u$s 60 (a principios de 2016 estaba en u$s 67 el barril) como en su variedad Escalante, que es el que se produce en las provincias de Chubut y de Santa Cruz, que hoy tiene una diferencia de casi u$s 10, cotizando a u$s 52,75 el barril.

Esto es algo que se viene discutiendo durante la última semana entre las empresas petroleras y el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, quien ayer dijo que el Gobierno espera llegar a un acuerdo en los próximos días con la industria de los hidrocarburos respecto del criterio que se seguirá para lograr una convergencia de los precios internos del petróleo crudo y de los combustibles con los internacionales.

El funcionario mantuvo varias reuniones con directivos de empresas y volverá a reunirse el lunes, en busca del acuerdo que, según dijo, implicará "un gradualismo para llegar al precio internacional en junio o julio de 2017".
Las discusiones con las empresas productoras y con las refinadoras, integradas y no integradas, incluyen la revisión a la baja del actual esquema de precios diferenciados para el crudo local en sus variedades Medanito y Escalante, que hoy se ubican en torno a los u$s 61 y u$s 52 el barril respectivamente, frente a una cotización internacional que ronda los 48 dólares.

"Hay un consenso establecido después de la reunión del miércoles para hacer un cronograma de convergencia", explicaron a El Cronista desde una de las compañías que viene ocupando una silla en esos encuentros. "Todos cedieron algo y, aunque no hay nada firmado ni acordado, está más cerca el acuerdo", agregó la misma fuente.

Cuando se refiere a que todos cedieron algo, el hombre del negocio de los hidrocarburos señala a que, tanto las multinacionales que pedían ir ya a un precio internacional, como la estatal YPF que se mantenía en la postura de hacerlo pero en el mayor plazo posible, lograron encaminar el diálogo hacia una posición común que se encuentra a mediados del año entrante.

"Lo que sí quedó claro es que el acuerdo es para los dos tipos de petróleos, no sólo para el Medanito", explicaron. Esto era un pedido de provincias como Chubut y Santa Cruz que producen una variedad que, al ser más pesada y más difícil de refinar, es más barata.

"Siempre hubo una diferencia entre uno y otro, donde se tomaba el valor del Brent –precio internacional– más u$s 2 para Medanito y Brent menos u$s 2 para Escalante, lo que te dejaba una grieta de u$s 4. pero hoy esa diferencia entre uno y otro está en u$s 10, es mucho". agregó la misma fuente.
Como parte del acuerdo, Aranguren también prometió para el 2017 la discusión de "reformular la carga impositiva de los combustibles y que sea anticíclica".