Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno pisó el gasto y el déficit primario cayó 90% en enero

Hacienda atribuyó el fuerte recorte en las erogaciones a la transición y dijo que se normalizará en los próximos meses. Apuestan a un déficit de 4,8% para este año

La "reorganización ministerial" llevó al Gobierno a pisar pagos a proveedores y contratistas y el déficit primario se redujo 90,5% interanual en enero, informó ayer el Ministerio de Hacienda.
El primer mes del año terminó con un rojo primario de $ 548 millones. El déficit financiero, luego del pago de intereses, se profundizó hasta $ 2197,1 millones, con una reducción interanual del 83,6%, según la información oficial.

El jefe de asesores de la Secretaría de Política Económica, Vladimir Werning, explicó que la fuerte reducción del déficit se debió a que las transferencias corrientes crecieron apenas 7,1%, hasta $ 26.821,9 millones, lo que llevó al gasto corriente a subir 22,9% interanual, sustancialemente menos que el 34,5% de expansión registrado durante todo 2015. Eso, aclaró, se debió a la "reorganización ministerial", que llevó a demorar pagos en obra pública y otros ítems, y se irá regularizando. Del otro lado, los ingresos tributarios crecieron 28,7%, con un aporte extraordinario del impuesto a las Ganancias que el Gobierno cobró a los bancos por sus contratos de dólar futuro. Por eso, Werning aclaró que el Gobierno continuará con una reducción "gradualista" del déficit, para terminar 2016 con un rojo primario de 4,8% del PBI.

La cartera que conduce Alfonso Prat-Gay cambió la metodología para computar las cuentas públicas. A diferencia de la gestión kirchnerista, quitó las rentas de la propiedad del Banco Central y de la ANSeS de los ingresos corrientes y comenzó a informar esas sumas de dinero "debajo de la línea" del resultado primario, junto con los intereses de deuda. El jefe de asesores de la Secretaría de Política Económica, Vladimir Werning, explicó que eso permitirá "mejorar el entendimiento de cuáles son los recursos sostenibles".

En otras palabras, el Gobierno quiere que los ingresos corrientes, como la recaudación, se equiparen con los gastos corrientes y de capital, y que los ingresos extraordinarios se computen con el pago de intereses. En la práctica, esta forma de medición agranda el déficit primario, pero no cambia el rojo financiero, ya que el resultado tras los pagos de deuda equivale al resultado primario más rentas de la propiedad menos intereses.

Este cambio metodológico quedó plasmado en la presentación de los resultados de 2015. El Gobierno informó ayer que el déficit primario del año pasado trepó a $ 291.660 millones, y representó un 5,4% del PBI. El déficit financiero fue de 5,3%, con aportes del Banco Central por $ 78.120 millones y fondos de la ANSeS por $ 52.200 millones. Ambos ítems se incrementaron en un 11,4%. El déficit primario subió 71,3% interanual y el financiero, 130%.

Para Werning, la reducción del déficit primario desde 5,4% del PBI a la meta de 4,8% para 2016 es ambiciosa. Prat-Gay calculó que la quita de retenciones y la salida del cepo cambiario, que incluye la devolución de retenciones a cuenta de Ganancias, agregará 1,3 puntos de "esfuer zo fiscal". "El gradualismo es generar una transición de la manera más pacífica. El estado ha sacrificado 1,3% del PBI en recursos", explicó el funcionario ex JP Morgan.