Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Gobierno pidió a la Justicia de EE.UU. una "rápida solución" para pagarle a los holdouts

La Cámara de Apelaciones de NY decidirá mañana si levanta los embargos al país; condición para pagar a los fondos buitre que exigen que sea este jueves

El Gobierno pidió a la Justicia de EE.UU. una

En medio de la gira internacional que inició el equipo económico del gobierno de Mauricio Macri para recaudar los fondos que se necesitan para pagarle a los holdouts, la Argentina solicitó a la Cámara de Apelaciones de Nueva York que dicte sentencia mañana o "lo antes posible", tras la audiencia en la que se tratará el fallo del juez Thomas Griesa que allanó el camino para la salida del default. El pedido fue formulado por el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, mediante una nota que elevó ayer al tribunal que debe decidir sobre la validez de la orden de Griesa de levantar los bloqueos financieros que pesan sobre el país a cambio de una serie de condiciones. "Si fuera posible, esperamos que ustedes puedan darle consideración a anunciar vuestra decisión el mismo día de la audiencia, o tan pronto luego de la misma como sea prácticamente posible", solicitó el funcionario en su misiva enviada a los tres jueces de la Corte que mañana dirimirán el caso.

El pedido de Prat-Gay se basa en que entre las condiciones fijadas por Griesa se exige que el pago de los acuerdos alcanzados con los holdouts se realice antes del 14 de abril. Pero entre los requisitos que pidió la Argentina, se estableció que la Justicia de EE.UU. debe levantar los embargos en su contra como condición necesaria para efectuar el pago. "Tal como la Cámara lo conocerá de los escritos presentados ante vuestro tribunal, un grupo de litigantes, con un acuerdo transaccional definitivo de u$s 4650 millones, cuenta con el derecho unilateral de terminar su acuerdo con la República en caso que no reciban su pago el 14 de abril", recordó Prat-Gay. "Nuestra emisión de bonos en el mercado de capitales está organizada y preparada para ser ejecutada a nivel global, pero no podrá llevarse a cabo sin una indubitable resolución por parte de la Cámara", reconoció el ministro, subrayando que la situación del país impone "necesidad sobre una pronta decisión sobre la apelación".

En otro orden, el viceministro de Hacienda y Finanzas, Pedro Lacoste, y el secretario de Finanzas, Luis Caputo, iniciaron ayer la ronda de presentación de los bonos que se emitirán para salir del default. Durante el primer día formal del roadshow que se comenzó en Nueva York y en Londres, y que continuará toda la semana en distintas ciudades de los Estados Unidos, Lacoste aseguró en una charla con periodistas que "hay un claro interés por la Argentina". "Hubo un punto de inflexión muy importante respecto de la visión de los inversores del país", admitió el funcionario después de participar de reuniones con más de 200 fondos de inversión, que tuvieron lugar en el New York Palace Hotel. Por su parte, Caputo admitió que unos u$s 4500 millones de la próxima emisión de deuda pautada en u$s 15.000 millones serán destinados a "efectos presupuestarios". Y es que la Argentina necesita unos u$s 10.500 millones para pagar a holdouts. El secretario de Finanzas afirmó que este año el Gobierno recurrirá "sólo una vez" a los mercados de créditos internacionales aunque estimó que regresaría en 2017 con más colocaciones.

Por otra parte, ayer se conoció que el fondo Greylock presentó una demanda contra la Argentina en la Corte que preside Griesa. Sin embargo, el fin de semana se informó que el gobierno alcanzó nuevos acuerdos con bonistas por otros u$s 253 millones, lográndose así cerrar negociaciones con el 90% de los acreedores.