Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Gobierno pactó con la CGT una reforma que exime de pagar Ganancias a 540.000 personas

El acuerdo eleva el mínimo no imponible a $ 37.000 y exceptúa al aguinaldo del impuesto. Fija la actualización anual automática y deducciones por alquileres y viáticos

Sonrisas y abrazos entre Frigerio y los dirigentes Schmid y Daer tras el acuerdo para modificar Ganancias

Sonrisas y abrazos entre Frigerio y los dirigentes Schmid y Daer tras el acuerdo para modificar Ganancias

El Gobierno dio ayer un paso trascendental para destrabar la polémica por los cambios en Ganancias y empezar a transitar en un escenario de paz social las fiestas de fin año. Con la presión de fondo de la huelga parcial del transporte público, que convirtió la mañana porteña en una postal de caos, funcionarios del Ejecutivo alcanzaron un acuerdo clave con la conducción de la CGT sobre el alcance de las modificaciones del tributo, que ahora aguarda por el aval de gobernadores y legisladores para ser aprobada en un trámite exprés en el Congreso.

Después de intensas negociaciones que se sucedieron desde el viernes y durante todo el fin de semana, el acuerdo, cuya letra fina fue supervisada por el propio presidente Mauricio Macri, terminó de sellarse en encuentro que los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, y de Trabajo, Jorge Triaca, y el coordinador de la Jefatura de Gabinete, Mario Quintana, con los miembros del triunvirato de conducción cegetista (Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña) y otros referentes de la mesa chica de la central.

El entendimiento, que en términos concretos permitirá que unos 400.000 trabajadores en relación de dependencia y 140.000 jubilados dejen de tributar por Ganancias, contempla un incremento promedio del 23% sobre el actual mínimo no imponible, que desde el 1´ de enero será de $ 37.000 brutos mensuales para un trabajador casado y con dos hijos, y llegará a $ 27.941 en el caso de un trabajador sin cargas de familia. Entre los jubilados, quedarán exceptuados quienes cobren un haber equivalente a cinco jubilaciones mínimas (alrededor de $ 30.000). Además, se estableció una reformulación de las escalas vigentes del impuesto que, de acuerdo con la estimación oficial, significarán una actualizarán de hasta 300%. Las alícuotas arrancarán en el 5% (se elimina la escala de 2% que había previsto el Ejecutivo en su proyecto original) hasta un tope del 35% en el caso de quienes promedien ingresos anuales superiores a $ 320.000 por encima del mínimo no imponible (Ver página 3).

El borrador consensuado con los sindicalistas, titulado "Ganancias por altos ingresos", incorpora también varios de los reclamos alentados por los gremios del transporte, que ayer mismo en la antesala de la negociación volvieron a mostrar su poder de fuego. Así, se fijó que los adicionales por horas extras de días no laborables y feriados estarán exentas, mientras que las horas extras realizadas un día habitual tributarán pero sin alterar la escala determinada por el nivel salarial del trabajador. El plus por viáticos quedará eximido hasta en un 40% (un tope mensual de $ 2000) y podrán deducirse los alquileres, también hasta el 40% y con un tope de $ 4000 mensuales. Respecto al aguinaldo, quedará exceptuado para quienes cobren salarios brutos de hasta $ 37.000, en tanto que para el resto los descuentos por Ganancias sobre ese beneficio se prorratearán durante los 12 meses del año. En el caso de los trabajadores todas las deducciones y el MNI gozarán de un incremento adicional del 22%.

Un punto central del acuerdo, tal vez el más celebrado por la cúpula sindical, fue el establecimiento de un mecanismo se definió una actualización anual automática, que alcanzará al mínimo no imponible y las deducciones según la evolución del índice salarial Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables).

En cuanto a la definición de las nuevas escalas del monotributo, también incluidas en la reforma, voceros oficiales apuntaron que la intención es establecer un esquema de actualización en torno al 75%, lo que representaría llevar la categoría máxima de $ 600.000 a $ 1.050.000.

El Gobierno evitó formalmente dar precisiones sobre el costo fiscal de los cambios en el tributo (extraoficialmente algunas fuentes deslizaron una estimación de $ 35.000 millones mientras en la CGT calcularon entre $ 45.000 y $ 50.000 millones y en el Frente Renovador mencionaron una cifra en torno a los
$ 57.000) y tampoco ofreció detalles respecto a las fuentes de financiamiento. No obstante, Frigerio indicó en conferencia de prensa que el objetivo oficial es el de "no seguir aumentando la presión tributaria, que es una de las más grandes del mundo". Y anticipó: "La discusión sobre los ingresos la vamos a tener mañana (por hoy) con los gobernadores y también con el Congreso, lo que si vamos a respetar este camino hacia el equilibrio fiscal que se fijó el Presidente, y eso implica respetar el 4,2% de déficit para el año que viene", recalcó. Hasta ayer solo parecía confirmada la implementación de nuevos gravámenes al juego para financiar la rebaja del tributo.

A su vez, Triaca subrayó que el principio de acuerdo alcanzado con la central obrera "nos ayuda a darle certeza a los trabajadores argentinos, a no repetir situaciones como las que pasaron en los últimos años donde muchas veces por impacto de la inflación se incorporaban más trabajadores a pagar el impuesto".

Desde la CGT, Daer destacó los alcances del acuerdo, que definió como "muy importante" para los trabajadores, y se mostró esperanzado en que sea votado mañana en el Senado y el jueves se convierta en ley en Diputados.

"Es un paso importantísimo porque se establecen valores acordes a un momento y con un esquema de actualización para que no tengamos que deambular todos los años reclamando por lo mismo al poder", remarcó a este diario el dirigente, quien junto a su par Carlos Acuña tuvo que caminar varias cuadras ayer para llegar a la reunión con los funcionarios debido a los problemas derivados de paro del transporte.

En tanto Juan Carlos Schmid, el otro de los triunviros y titular de la confederación que agrupa a los gremios del transporte (CATT), consideró que la medida de fuerza de su sector fue clave para destrabar las negociaciones con el Ejecutivo para avanzar en un acuerdo. "El paro tuvo un rol fundamental para alcanzar este acuerdo", apuntó el dirigente. Ayer mismo en el sector estimaban que con los cambios consensuados con el Ejecutivo la mayoría de los trabajadores de gremios como Camioneros, la UTA (colectiveros), ferroviarios y personal del subte, dejarían de tributar por Ganancias.

Tras el consenso alcanzado con la CGT, Frigerio y otros funcionarios nacionales se reunirán hoy por la mañana con los gobernadores en la apuesta de obtener su respaldo a los cambios sobre el tributo, especialmente por el impacto fiscal que suponen para las cuentas públicas de las provincias.

Posteriormente la agenda continuará por la tarde con un encuentro con los jefes de los bloques de senadores y diputados. Para preparar el terreno colaboradores de Macri mantienen desde el fin de semana una serie de contactos informales con Sergio Massa y Miguel Pichetto, el titular de la bancada PJ-FPV del Senado, con asegurar la rápida sanción legislativa de los cambios convenidos con la CGT.