Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Gobierno ofrece créditos, pero las pymes quieren mercado interno

Se presentó un plan de beneficios fiscales y financiación para 120 mil pymes. Pero faltan proyectos para aprovechar créditos a tasas del 22%, 18% y 16%

El Gobierno ofrece créditos, pero las pymes quieren mercado interno

"Primero queremos tener un mercado interno fuerte, porque sino, ¿para qué vamos a necesitar la financiación?", reflexionó Juan Carlos Sacco, referente de la industria gráfica y secretario de la UIA, al término del Seminario sobre Financiamiento Pyme que organizó ayer la entidad. Durante la jornada, el secretario Pyme, Mariano Mayer, junto a la subsecretaria Carolina Castro, destacaron los beneficios de la Ley Pyme, promulgada el 1ero de agosto.

"Hoy el 60% de las pymes se autofinancia, y Argentina tiene uno de los porcentajes más bajos de crédito al sector privado respecto al PBI (15%, contra el 70% de Brasil o el casi 100% de Chile)". señaló Mayer, y presentó los lineamientos de un "plan de inclusión financiera" que apunta a que 120 mil pequeñas y medianas empresas accedan a créditos con tasa subsidiada y a herramientas del mercado de capitales.

Para esto, no se crearon nuevos programas sino que se abrió una "ventanilla única" por la que, en lugar de aplicar para cada herramienta, la pyme describe sus características y necesidades en la web de la Sepyme, y el sistema la deriva automáticamente a la más adecuada. La posibilidad de prefinanciar exportaciones es otra de las novedades, junto con un tratamiento impositivo diferencial.

A partir de la nueva ley, las firmas que se financian reinvirtiendo utilidades, pueden descontar de Ganancias hasta el 10% del valor de las inversiones productivas, así como lo abonado por impuesto al débito y crédito bancario. Además, elimina la ganancia mínima presunta; permite computar como crédito fiscal por cursos de capacitación hasta el 30% de la masa salarial, y amplía los Repro (programa de recuperación productiva, que subsidia el salario de los trabajadores de empresas en crisis) de uno a 1,5 salarios mínimos por empleado.

En cuanto al financiamiento en el mercado de capitales, las SRL también podrán emitir Obligaciones Negociables. "Estamos impulsando el Fondo de Garantías Pymes (Fogapyme), que casi no se usaba, y actualizando el Registro Pyme para que con esa inscripción, las empresas no tengan que llenar formularios cada vez que van a un banco o a cualquier organismo a pedir financiación", destacó Mayer. La categorización como Pyme será anual y contemplará tanto las ventas como la cantidad de empleados.

En tanto, el subsecretario de Financiamiento Pyme, Alfredo Marseillán, destacó que "hoy tenemos dos líneas, Fonapyme y Fondear, con $ 6000 millones aportados por el Tesoro Nacional, para financiar inversión y capital de trabajo por $ 3 millones por proyecto. Las tasas van del 22% al 18% (para pymes de biotecnología, software,maquinaria agrícola, y otros 10 sectores estratégicos) y 16% para pymes de cualquier sector en la zona del Plan Belgrano. Sin embargo, hemos recibido pocas solicitudes. Tenemos más plata que proyectos para financiar", aseguró.

Paula Bibini, directora de la sociedad de garantías recíprocas Garantizar también advirtió que pocas pymes aprovechan esta herramienta. "Otorgamos avales, sustentados en un fondo al que aportan entidades públicas y privadas, deduciendo estas sumas de Ganancias", explicó. "Así, empresas que no tienen garantías físicas o los últimos tres balances, e incluso startups, acceden a créditos bancarios".

A su turno, Carlos Lerner, director del departamento Pyme de la Bolsa de Comercio porteña, destacó que "hay 15.200 pymes financiándose en la Bolsa y se llevaron en lo que va del año u$s 5700 millones. El acercamiento al mercado de capitales fue creciendo a partir de 2001, y hoy tenemos una tasa de referencia, competitiva con la de bancos y mucho más conveniente que ir a una cueva", aseguró. La negociación de cheques de pago diferido es el instrumento más usado, pero las pymes también se fondean con fideicomisos, obligaciones negociables y el pagaré bursátil, poco conocido pero con buenas perspectivas de crecimiento.

Los fondos están disponibles. Sin embargo, las pymes se resisten a tomarlos mientras no vean señales de crecimiento económico. El dato de que sólo 3 de cada 10 de ellas creen que es buen momento para invertir, surge de un reciente estudio de la Fundación Observatorio Pyme, y se condice con la preocupación de Sacco, el dirigente de la UIA. El problema no es la falta de crédito, sino la macro.